Bienvenido. Eres el visitante No.

HUMBERTO MOREIRA, FELIPE CALDERON Y TAJAMAR

Que el Juez español haya otorgado la libertad sin reserva alguna a Humberto Moreira, por encontrar que no existen indicios para juzgarlo por ningún delito, es algo que debiera avergonzarnos. Humberto Moreira salió del trance risueño y feliz, pues no solo se libró de la prisión sino que al ser exonerado plenamente nos exhibió como a un pueblo de pobres diablos.
Humberto Moreira es un ratero exitoso, que inició su carrera político-criminal en el gobierno federal donde robó el dinero de los maestros, después fue gobernador de Coahuila, estado al que desfalcó con al menos 30 millones de dólares y en reconocimiento a lo cual fue nombrado presidente nacional del PRI, con la recomendación de Enrique Peña Nieto, quien ya se perfilaba como el candidato presidencial, gracias a una abundante cantidad de dinero que le apareció de la nada, siempre y cuando la "nada" sea conocida también como Humberto Moreira.
A diferencia de otros políticos delincuentes, Humberto Moreira nunca fue indiciado por ninguna denuncia, y eso que contra él en lo particular se ratificaron ocho, simplemente porque él reparte dinero solo a los políticos mas influyentes, sin importar el partido que representen, asume personalmente todos los riesgos y además reparte dinero con esplendidez, porque lo roba en grandes cantidades. Gracias a esa dispendiosa estrategia cuenta con el apoyo de otros pillos como Felipe Calderón, que siendo presidente lo blindó contra toda acusación, evitando que la PGR lo indagara y consignara por los delitos de Falsificación, operaciones con recursos de procedencia ilícita, peculado, fraude, quebranto a instituciones de crédito y delincuencia organizada, por los que debiera residir desde 2011 en el CERESO del Altiplano, vistiendo el traje a rayas de los presidiarios.
Transcurrido el sexenio de Felipe Calderón, siguió a salvo gracias a Enrique Peña Nieto, actual pastor de este pueblo de borregos, quien lo ha protegido con todo y contra todos, evitando cualquier investigación real y proponiendo otras ficticias que no van a ninguna parte, esto para simular ante el mundo civilizado, por eso la administración de Peña Nieto soltó la versión de que los millones de dólares del “profesor” serían como lavador de dinero de los "zetas" y de ninguna manera por apropiarse de los caudales públicos y privados puestos al alcance de su voracidad infinita. 
Humberto Moreira fue absuelto, en primera porque la fortuna de Moreira como la de Raúl Salinas y otros mega ratas, es consecuencia del robo directo al Erario Público que a nadie importa, y en segunda, porque los mexicanos somos un pueblo sin voluntad de justicia y sin valentía alguna. En México los pillos decididos y descarados tienen el éxito asegurado, pues los pillastres menores no se oponene a ellos y los dejan seguir lucrando sin nada que los detenga.
Con la captura de Humberto Moreira hubo la esperanza de que esta rata inmunda pagara cuando menos en España por los delitos cometidos en México, donde nuestra justicia es una mierda. Enrique Peña Nieto que se encontraba de gira tuvo que enfrentar a los periodistas que lo acompañaban abordo del flamante avión presidencial, y dijo que no sabía porque detenían a Moreira. Entonces recomendó no hacer juicios y esperar a que el juez resolviera. Solo le faltó agregar al Presidente que no existía nada contra su socio.
El otro socio y cómplice, Felipe Calderón se negó a comentar la aprehensión de su conculcador, y cobardemente acató la orden de Enrique Peña Nieto y nada dijo sobre Humberto Moreira, no exigió justicia como ingenuamente la exigía todo México. Con su silencio cómplice, agregado al de los dirigentes de los partidos políticos y las militancias más serviles de esos mismos partidos políticos, se contribuyó no solo a la libertad de esa lacra, sino al mayor desprecio y mofa que México despierta en el plano internacional. Por cierto la OCDE dio a conocer que México es el país mas corrupto de un largo listado de naciones de descastados, gobernados por cinicos impunes.
Felipe Calderón que fue exigido a fijar postura con relación al ratero de Humberto Moreira se dedicó a ignorar el tema, y tuiteó sobre la campaña de su esposa para llevarlo a la recamara principal de Los Pinos, desde donde espera seguir haciendo bonitos negocios con las nuevas generaciones de Moreiras. Deesde su cuenta personal, @FelipeCalderon, tuiteó sobre ositos en la nieve y sobre Leopoldo López, al cual adoptó para simular decencia entre otros presidentes latinoamericanos. También mandó fotografías desde el jet en que viajó a Nueva York, donde reside una entidad internacional contra el calentamiento global y que cínicamente preside el muy descarado. 
Al mismo tiempo se corrió el rumor en las redes sociales que. siendo Presidente Felipe Calderón, ratificó la autorización para urbanizar a Tajamar, y como el embustero que es lo negó por lo más sagrado, y estrategicamente acusó al pobre idiota de Vicente Fox de ser el autor del desaguisado, para darle credibilidad a su acusación mandó a sus bots para que señalaran a Vicente Fox y así siguió, hasta que Fonatur aclaró oficialmente que la autorización para fraccionar Tajamar fue otorgada por Vicente Fox Quezada y que su extensión, la que provocó la urbanización de Tajamar, fue otorgada por el embustero de Felipe Calderón. 
Cuando todo quedó descubierto, el muy pillo se hizo el "muertito" y se quedó calladito. Para burla del pueblo mexicano, en su siguiente tuit se felicitó a si mismo por llegar a cuatro millones de seguidores en “Twitter” (La mayoría de los cuales lo insulta de mentada de M para arriba), para después seguir tuiteando estupideces y presumirse defensor de los derechos humanos y de la ecología. Por desgracia y eso es lo más doloroso, este tipo de cretinos no existen en cualquier parte del mundo, ni aparecen por generación espontánea, ya que necesitan de un pueblo especialmente indigno para existir y prosperar, y por desgracia estos lo tienen.

Por Antonio Limón López.

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.