Bienvenido. Eres el visitante No.

TRAICIÓN A LA PATRIA versión 2019



La traición a la Patria consiste en entregar la Soberanía nacional a otro Estado Soberano, somos expertos en esa especialidad pues entregamos por cobardía, corrupción y simple traición más de la mitad de nuestro territorio, en cambio nuestro vecino esta acostumbrado a lo contrario, a extender sus fronteras sobre otros países, pero al menos, desde el Siglo XX, acostumbra hacerlo mediante tratados en que algo otorga a cambio de lo mucho que recibe.
En México acaso por lo misma cobardía de siempre o por simple traición estamos acostumbrados a ceder de la manera que se nos exija. No tenemos los pantalones para decir “¡NO!” aun si solo recibimos a cambio algunas palmaditas en la espalda, o como ahora en que nuestro canciller felizmente aceptó un pellizco en las pompas.
Desde el día 24 de enero, Estados Unidos amplió su territorio a costa del territorio de México, en un nuevo acto de intromisión convenida por la nacionalista y patriótica Cuarta Transformación: Primera la del Reino de Castilla y Aragón en México; Segunda la de Estados Unidos por todo el Norte de lo que fuera México, Tercera la de Francia y ahora la Cuarta, que es la de Donald Trump.
El abordaje ahora es sutil, sin tratado de por medio y por ende, sin ratificación del Senado, sin que haya papel o documento firmado que evidencie la oprobiosa conducta de nuestro Presidente ante la Historia. Simplemente Trump por el poder de sus rubios flecos ya esta enviando a México a personas sujetas a procesos de inmigración en su país, para que nosotros los retengamos en la frontera norte haciendo papel de Border Patrol y de Estancia de Inmigración norteamericana, para que los reintegremos cuando los jueces norteamericanos exijan su presencia ante ellos en aquel país. Es como si el vecino, por el poder de sus agallas, trajera a nuestra casa a sus visitas para que las atendieramos en su lugar y sin siquiera darnos las gracias. En este caso Donald Trump le impuso a México el poder de la extraterritorialidad de sus cortes de migración ante la complacencia de nuestro presidente de chocolate, sin que medie de su parte ningún compromiso pues todo "es a cuenta del Muro" que como dice ... ya estamos pagando.
Por desgracia la participación de México no es por "humanidad" como esgrimió Marcelo Ebrard, ya que en la frontera Norte de México florecen nuestros propios nazis criollos, que ven a los centroamericanos con el mismo desprecio con que Hitler veía a los judíos. Cabe aclarar que sin el deleznable papel de México (el mismo papel colaboracionista que hizo el Gobierno de Vichy en la Francia ocupada) esos inmigrantes, después de una primera audiencia ante el Juez norteamericano de Migración, recibirían permisos que les permitirían trabajar y vivir en el país de las barras y las estrellas, pero ahora gracias a la abyecta sumisión de nuestro acobardado presidente, serán traídos como reos a México, donde soportarán todo  de injurias y malos tratos. En suma, perseguidos en su país por pobreza y perseguidos en México por tanto nazi. 
Debo desmentir al Canciller Marcelo Ebrard y al Presidente López Obrador, lo que hacen no es por "humanidad", pues si esa fuera la fuerza de su conducta se habrían negado terminantemente, pero no, no es por eso, es por otras razones: Por cobardía y sometimiento a un trato falto de respeto por donde se le vea y por lisa y llana traición a México, ni siquiera se ha sometido este acuerdo de facto al Senado, como lo  mandata la dizque amada constitución, que sigue siendo ultrajada a cada día y minuto a minuto.
¿Después de esto qué sigue, nos enviará Trump a sus marielitos?

MÉXICO VALIENTE, MÉXICO COBARDE



A Jorge Luís Borges, le atraía la valentía inútil de los gauchos, que armados con puñales y machetes, sin más protección que su capa se enfrentaban por motivos tan baladíes que incluso el gran escritor omitía exponerlos, no valían la pena, y claro la pelea era lo importante, el despliegue de valor suicida, los cortes sobre la piel, los penetrantes puñales que inesperadamente abrían el dorso o el vientre, en ocasiones todo se resolvía con un punzante desliz del acero dejando un punto sin que manara sangre, pero que era mortal. Una gran valentía la de esos "compadritos" ofendidos en su honor, que en realidad valía muy poco.
Ese tipo de honor y de valentía no es solo de los argentinos, también es normal entre los mexicanos y no voy a extenderme en detalles sobre este tema de sobra conocido. Por desgracia ese tipo de valor, ese tipo de valentía en nada honran ni a los argentinos ni a los mexicanos.
El valor que honra, es el valor social, la valentía de una sociedad para enfrentar a sus grandes males. Ese es en realidad el valor que debe admirarse y ese valor por desgracia los mexicanos no lo tenemos. Hidalgo no logró la independencia, ni siquiera fue el iniciador del movimiento independentista, tampoco Morelos que prácticamente fue traicionado por sus correligionarios, y fue en cambio obra de los conspiradores de La Profesa, quienes convencieron al General Agustín de Iturbide para encabezar la independencia. Nuestro libertador no necesitó dispar un solo tiro, todos en la Nueva España querían la independencia, no querían pertenecer a la España de los borbones. Así que nuestra Independencia fue en realidad nuestra primera gran negociación, lograda como es normal en lo “oscurito”.
Después todo siguió ese rumbo, las negociaciones en lo oscurito fueron la norma en el México de todo el siglo XIX y del siglo XX, los norteamericanos, hombres de acción poco dados a negociar, nos arrebataron Texas y luego medio México, pues nuestros generales sumidos en la corrupción no eran capaces de producir armas ni municiones, tampoco querían pelear y no entendían a los yanquis. En algún momento nos convertimos en cobardes, al extremo de que al comandante norteamericano Winfield Scott le ofrecimos la corona de México ¡No había necesidad de guerra! Si lo que querían era a México, pues ahí lo tenían a su entera disposición. Fue un caso en que Liberales y Conservadores estuvieron de acuerdo.
Contra Francia en 1862, al momento en que los franceses huyeron ante el ejército mexicano el 5 de mayo, nuestro general Ignacio Zaragoza, dejó que los franceses huyeran y no los persiguió para acabarlos, fue una especie de negociación, pues los francés en su mayoría se reagruparon, aprendieron de la lección, le dieron la vuelta a los cerros y se fueron a la Ciudad de México. Los expertos militares la consideran una batalla intrascendente y un error garrafal de las fuerzas mexicanas que debieron exterminarlos en su retirada.
Ante esto, nuestros militares se pasaron al bando de Maximiliano y ahí estuvieron hasta que los yanquis le dijeron a los franceses “Tienen 30 días para abandonar México” y es que los norteamericanos después de su Guerra de Secesión estaban hechos una furia. Napoleón III recogió todo, pidió disculpas a nuestro vecino y huyó. Los generales mexicanos como era de esperarse cambiaron de bando, como cambiaban de chaleco y Maximiliano terminó en el Cerro de las Campanas.
Todos los pueblos del mundo tienen su propia “Tecnología Progresiva Política ®”, que es el conjunto de recursos materiales y humanos de una sociedad para progresar y si la de los norteamericanos es la valentía y ferocidad, la nuestra es la negociación y la cobardía. Los pocos hombres decididos en la Historia de México y que perciben la mala entraña que tenemos, de tomar todo indirectamente, de utilizar la farsa para todo, han terminado por apropiarse del poder y son contados los casos, uno de ellos fue Álvaro Obregón que despachó al infierno a todos los grandes héroes revolucionarios, hasta que una alma caritativa lo mandó a visitar a sus víctimas durante una comilona en La Bombilla.
En la Revolución no hubo sino empleados de Estados Unidos, y aquí separo a Emiliano Zapata que es el único que actúo por su cuenta, por eso su ejército no utilizaba los uniformes gringos tan populares entre los “revolucionarios” (concepto que debe entenderse como empleados del embajador de EEUU).
Desde entonces todo fue negociación, la del PRI era con la embajada norteamericana, nuestra constitución fue una copia de la norteamericana, México se llama “Estados Unidos” fuimos a la Segunda Guerra Mundial y como pago recibimos grandes recursos de EEUU que en México se conocen como “Desarrollo Estabilizador” y “Alianza para el Progreso”. En 1981 Ronald Reagan en Can Cún puso punto final a esa relación, ya Estados Unidos no necesitaba para nada a México y le retiró al PRI la protección que había tenido desde su fundación. Luego George Bush nos dio el TLC para que no muriéramos de hambre y cuidáramos su frontera Sur.
Ante el feo desprecio de Ronald Reagan, el PAN y el PRI negociaron un sistema político en que ninguno de ellos perdiera, que se garantizara que el partido perdedor también tendría diputaciones, senadurías, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, gobernadores, jueces, comisiones, embajadas, organismos públicos, de manera que los pillos dirigentes de los partidos tuvieran "carnita" para dar a sus leales militantes hambrientos y que estos les fueran leales. Tan exitosa fue esta "negociación" que a ella se sumó en 2007 el PRD y otros pandilleros. Comprendieron que el mejor negocio de México eran los partidos políticos, sin embargo fueron eminencias estudiadas en el extranjero los beneficiados directos de esta nueva forma de reparto de los bienes de México e idearon, gracias a la educación recibida y pagada por nosotros en universidades yanquis, como expoliar mejor a México.
De esta actividad, fueron segregados el resto de los mexicanos, los educados en México a quienes solo nos repartieron algunos puestos menores, pero al pueblo sin educación no le tocó nada, nada de nada. Así que los mexicanos emigraron en grandes cantidades a EEUU y los que no pudieron, cuando los norteamericanos cerraron su frontera, no tuvieron otra opción que la de integrarse al creciente negocio de la Delincuencia Organizada, desde luego nuestros funcionarios, insatisfechos con lo depredado al gobierno, les parecía poco, negociaron con la delincuencia organizada, permitiéndoles prosperar y en muchos casos, substituir al mismo gobierno.
Una de esas actividades político delincuenciales, toleradas, fue el "Huachicol" que se organizó durante el período del Presidente Vicente Fox. El Huachicol prosperó en grande durante los gobiernos de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, quienes lograron que pasara desapercibido, pues además era una fuente multimillonaria para toda la burocracia desde policías federales, militares, funcionarios de Pemex, para secretarios de estado y para los mismos presidentes, para periodistas, diarios nacionales y locales, autoridades estatales y municipales, grupos de autodefensas, partidos políticos, candidatos y el empresariado de todos lo niveles, que se llevó una gran parte del pastel. El poder del Huachicol es inmenso y estaba protegido por todas las capas de nuestra estructura de gobierno. Todo esto logrado mediante negociaciones "ganar ganar" donde todos salían ganando.
Pero por fin, llegó el Presidente Andrés Manuel López Obrador y comprendió que el Huachicol debería ser erradicado de México, pues era fuente de violencia creciente en todos los municipios cercanos a las tubería de Pemex y además proveía dinero ilegal para todos los mencionados en el párrafo anterior, los cuales son en esencia enemigos irreductibles de su gobierno, así que entre negociar como lo hicieron los últimos tres ex presidentes, o enfrentarlos, a pesar de que la sociedad esta penetrada de cómplices o socios del Huachicol, decidió enfrentarlos. No solo decidió no negociar con los delincuentes, sino que rompió con la tradición política mexicana de negociar hasta lo más sagrado, a cambio de unas monedas.
La respuesta contra AMLO fue a nuestro estilo indirecto, sinuoso, falaz aparentando estar de acuerdo en contra de los huachicoleros protegidos por decenios y que tienen un poder equiparable al del Estado legítimo. Los defensores de los huachicoles alegan con aire de pureza: “Que bueno que se enfrentan a los huachicoleros, pero lo hicieron muy mal, la estrategia es mala”, sugiriendo claramente que lo mejor hubiera sido negociar con ellos.

Con esa mentalidad de “no me enfrentó si no tengo a mi enemigo amordazado, amarrado y de espaldas contra el suelo” (pues así es como nos gusta enfrentar a los adversarios) no le quedaría a López Obrador sino negociar con los criminales o rendirse ante ellos, para evitar que saboteen a los pueblos y a las grandes urbes. Pues bien, López Obrador decidió enfrentar a los delincuentes esto a pesar de que los capitales huachicoleros y sus agentes embozados, solivianten a la sociedad contra nuestro presidente.
Recuerdo que los norteamericanos cuando fueron a la Segunda Guerra Mundial, fueron despedazados por los alemanes durante las primeras batallas en Europa y África, si los norteamericanos hubieran tenido la cobardía negociadora de los mexicanos, le habrían exigido a sus gobernantes que regresaran a la milicia de la guerra, que se rindieran ante Hitler y que negociaran con los nazis, para fortuna de la humanidad, los gringos son valientes y belicosos, respondieron a las primeras derrotas mandando más militares, más armas, mas provisiones y las mujeres substituyeron a sus hombres en las fábricas.
Con esta batalla contra los huachicoleros celebro el valor de nuestro Presidente, espero que la sociedad en su mayoría sigamos apoyándolo, no por él, sino por México, en especial en este momento crucial, y a pesar de que mezquinamente los que nunca objetaron al huachicol y obtuvieron beneficios de él, ahora griten lanzando pedazos de anginas, que la estrategia esta errada y le exijan que enfrente a los huachicoleros sin ocasionar molestias.
Por fortuna nuestro presidente es un combatiente, como todos lo sabemos, y lo mejor es que pondrá fin a nuestra tradicional cobardía negociadora histórica.
                                        

DISCURSO INICIAL, TEORÍA DEL ESTADO.


En enero inician los cursos en las escuelas de Derecho de México, el calendario implica novedades, en este caso me corresponde la responsabilidad académica de impartir una materia que en mi opinión es capital para la formación de profesionales del Derecho. No obstante mi opinión, para una buena parte de la academia y de los profesionales en ejercicio de la abogacía, la Teoría del Estado es considerada como una especie de materia de “relleno”.

En este artículo presento para interesados en el Derecho y en la Política el discurso con el cual inicio el curso, pronunciado el nueve de enero del 2018 y en el cual vierto mis ideas sobre la importancia de esta materia para el estudio del Derecho y el ejercicio profesional de la abogacía.

"El día de hoy iniciamos el curso académico sobre uno de los objetos no tangibles, más importantes creados por la inventiva humana, la singularidad política que hace posible que la creatividad humana pueda extenderse en todos sentidos, hacia todas las formas de especulación, de conocimiento y de creación en todas las escalas. En lo personal para ustedes debe ser una experiencia que incite su curiosidad, y que los desafíe para el resto de su vida, para mí, también en lo personal, es una gran responsabilidad y al mismo tiempo una oportunidad de aprender con ustedes sobre las cualidades de este ser incorpóreo y poderoso que estará en el centro de su vida profesional como abogados, al cual seguramente amarán y al mismo tiempo detestarán, que será a la vez su gran aliado y su gran adversario. Esa singularidad única, es el Estado.

"Durante los próximos meses de este curso, nos esforzaremos con el mejor ánimo, con toda nuestra perseverancia y espero también que con el mayor interés, en cumplir las metas y objetivos de esta materia denominada con toda propiedad y corrección “Teoría del Estado”.

"Esta es una de las materias que se enseñan en todas las escuela de Derecho en el mundo, de hecho es una materia de estudio esencial en la formación de abogados. En primer lugar porque el abogado debe ejercer su profesión -cualquiera que sea su preferencia o especialidad- dentro del Estado, con las leyes del mismo Estado, con los órganos del Estado, con los medios que proporciona el Estado, en los tribunales del Estado, en las oficinas y edificios del Estado y además recurrirá al Estado para que las sentencias o mandatos que favorezcan a sus representados, sean ejecutadas cabalmente, al tiempo que también acudirá al Estado para evitar que las sentencias o mandatos del mismo Estado sean cumplidos en perjuicio de sus representados.

"El abogado necesita al Estado como su aliado, como si fuera el socio más importante de su propio despacho profesional, o de la oficina donde labore, pues está siempre a su disposición. El abogado tiene al alcance de su mano la creación de demandas, promociones y recursos que siempre pondrán en marcha al Estado para proteger los derechos e intereses que el abogado peticiona o contra los cuales pide protección. El abogado sin el Estado no puede existir, ni cumplir con sus elevados fines.

"En este curso, veremos al Estado con métodos diversos, pues como ya se dijo es un ser intangible, es decir que no lo podemos tocar, pero que al ser creación humana es perfeccionable. El primer método de conocimiento del Estado es nuestra propia capacidad de observación, pues descubriremos de inmediato donde se encuentra, donde se ubica  alrededor de nosotros y sabremos cómo se manifiesta, este método ha sido practicado desde que la humanidad existe, es el Método de Observación Directa.

"Los restantes métodos para conocer al Estado solo los voy a enunciar en esta primera lección, pero debo advertir que los métodos son tanto filosóficos como científicos, y entre estos tanto propios de las ciencias sociales como de las ciencias fácticas: Así debo precisar al Método Histórico, al Método Hipotético Deductivo, al método inductivo, al Método Dialéctico, al Método Fenomenológico.

"En este punto debo contestar a una pregunta legítima: ¿Por qué tantos métodos, si la Ciencia en todo caso solo es una, la Teoría del Estado? La respuesta es que el Estado es una invención humana, como todas las ciencias, pero a diferencia de la mayoría de las ciencias que estudian objetos creados por la naturaleza, el Estado es obra humana, por lo que algunas de sus partes son objeto de investigación estrictamente científica, pero en otra parte la Teoría del Estado, es objeto de estudio filosófico, esto implica que el Estado este fijado en la Historia, y por ende a esta le interesa. También a la ética le interesa como filosofía de la conducta y de los valores, y por la misma razón al Derecho que se propone crear normas para establecer las reglas para los actos y hechos relacionados con la conducta pública.

"Existe otra categoría de métodos que solo serán parte de la enseñanza dentro de este grupo, solo para impartir esta clase y evaluar nuestros avances y comprensión de la materia que llevaremos a cabo, este método con el cual ya están familiarizados, es el Método Socrático, practicado por este gran filósofo ateniense durante el Siglo V en que vivió.  También utilizaremos el Método Académico de Enseñanza Aprendizaje, que incluye lecturas obligatorias de textos seleccionados, investigaciones y aportes personales, y desde luego y con un alto valor para su calificación participaciones en clase.

"En cuanto a la materia de estudio del curso, que es la Teoría del Estado y el Estado mismo, estudiaremos a las realidades socio políticas precursoras del Estado, a la Sociedad Natural y Civil, y como formas sociales a las clases y a los estamentos o castas, también a la Nación como una derivación de la Sociedad, y a la luz del momento político y social también traeremos a la mesa de disecciones a la sociedad civil.

"En cuanto al factor territorial, lo veremos en su versión tradicional como el cuerpo físico del Estado, pero también lo descartaremos como parte esencial del Estado y finalmente ingresaremos al muy interesante tema de la Geopolítica, que seguramente nos llevará algunas horas de nuestro preciado y escaso tiempo para cubrir toda la currícula de la materia.

"Por lo demás la estructura de gobierno del Estado despierta todavía más temas de estudio, tanto por la concentración del Poder como por su dispersión, por la forma de su gobierno, por la división de poderes y por la existencia o ausencia de Democracia en su caso. También nos llevará algo de nuestro tiempo, la forma electoral, los sistemas de composición del gobierno conforme a los principios de representación proporcional o gobiernos por listas abiertas o cerradas, las características de los partidos políticos y su realidad ante la Democracia.

"La Democracia misma será una fuente de polémica y de estudio, tanto la Democracia Directa de la Demos ateniense, como la Democracia Representativa a partir de finales del siglo XVIII, como la reinvención de la Democracia Directa, también distinguiremos las funciones deseables para la elección por sorteo y la elección por votación de los pares.

"Conoceremos ideas y acontecimientos claves que transformaron la sociedad occidental hasta crear al Estado, veremos los elementos extraordinarios generados  en occidente y que se relacionan directamente con el Estado en que vivimos, tales como el Liberalismo, la Democracia, el Federalismo, los derechos humanos y la idea de la República. Nos daremos tiempo para ver las posturas de los nuevos liberales, de libertarios, de anarquistas, de los socialistas y  comunistas, del marxismo.

"Visitaremos a Maquiavelo, a Emanuel kant, a Jorge Guillermo Federico Hegel, a Locke, a Marx y al existencialismo. Antes a otra poderosa fuerza de la formación del Estado moderno tal y como lo conocemos ahora, al cristianismo y al laicismo, a las grandes revoluciones y a los grandes libros de la humanidad solo advirtiendo su presencia.

"Nos tendremos que dar tiempo para ver el papel de los jóvenes en esta sociedad que palpita indecisa durante el primer cuarto del Siglo XXI."

BIENVENIDOS




Twitter

Archivo de publicados.