Bienvenido. Eres el visitante No.

EL ARTE DE HACER BOLAS AL ENGRUDO


En realidad tengo una duda, no atino a saber si en el caso de Andrés Manuel López Obrador es un talento innato o una genialidad, y la causa de esta duda se la debo al pensador positivista mexicano José Ingenieros, que distinguió:  “Genio (es el)  hombre que crea nuevas formas de actividad no emprendidas antes por otros o desarrolla de un modo enteramente propio y personal actividades ya conocidas; y talento (aquel) que practica formas de actividad, general o frecuentemente practicadas por otros, (pero) mejor que la mayoría de los que cultivan esas mismas aptitudes”.
Pues bien, después de largas disquisiciones filosóficas sobre las aptitudes de AMLO, debo concluir con un cierto eclecticismo que me molesta, pues odio eso de transigir aunque sea en esto, que nuestro Presidente Electo es a la par un talento y un genio en el arte de hacer bolas el engrudo. No conozco a otro político de tan grandes cualidades en este rubro, pues ni siquiera Vicente Fox se le equipara, y esto ni en sus momentos de gloria.
Los mexicanos apreciamos esta cualidad alquímica, siempre soñamos con convertir el lodo en oro, pero ante la imposibilidad nos conformamos con convertir cualquier cosa inútil, en otra igual o peor. Lo siento, siento decir lo anterior pero así es, y se revise lo que se revise lo confirmarán los hechos, ya sea en nuestro devenir histórico desde los imperios azteca y español fundacionales, para terminar en este país de lacayos.
Para nuestra desgracia, esta capacidad de metamorfosearlo todo la llevamos dentro de nuestro ADN, para ser exacto en una mutación endémica del cromosoma 36. Por fortuna no  sentimos orgullo de esta ciencia oculta que lamentablemente, no se concursa en los Nobel, pues llenaríamos galerías con los premios.
Pero López Obrador elevó esta hechicería a la altura del arte, ya que todo lo transforma de malo a peor con su ocurrente ingenio ¿O me equivoco? ¿Qué caso tiene decir que México se encuentra en bancarrota o pretender obligar al Gobernador del Banco de México a manipular la emisión de moneda o las tasas de interés? Justo antes de iniciar su gobierno, es como si un atleta olímpico que quiere ganar los cien metros, clavara sus pies y zapatillas a la pista y los remachara con un par de golpes de mazo al dedo gordo.
Algunas promesas de López Obrador fueron netamente demagógicas, como la de revertir la Reforma energética, que ahora como Presidente Electo ya aprobó, o la de eliminar el IEPS en las gasolinas como lo expresó Rocío Nahle en su augusta compañía. Otra promesa incumplida tiene que ver con la Ley de Seguridad Interior a la que criticó en el momento de su publicación, pero ahora se declara partidario de que las Fuerzas Armadas patrullen las ciudades y cumplan funciones de policía civil como en la época de Felipe Calderón Hinojosa y de Enrique PeñaNieto.
Prometió que no tendría guardaespaldas de ningún tipo, porque a él, “el pueblo lo cuida” como lo expresó en una entrevista a Jorge Ramos, y ahora tiene un equipo de líricos que se encargarán de su seguridad y de los huéspedes de México. Dice que licenciará al Estado Mayor, pero igual puede no hacerlo.
Otra compromiso muy costoso, es el de crear una zona libre en la frontera norte, reducir el IVA al 8% y el Impuesto sobre la Renta lo dejará en el 20%, y todo esto para que su candidato a gobernador, el reconocido salinista Jaime Martínez Veloz, tenga una oportunidad para ganar la elección en Baja California en julio del 2019.
Otra decisión atrabancada, que provoca las peores sospechas de ser otro participante en el reparto del botín, es el caso de la Estafa Maestra ¿Qué gana con exonerar a Rosario Robles? ¿Qué gana con calificar a la Estafa Maestra como “Circo”? Si es un hombre honesto no ganó nada, pero si no lo es, se pudo llevar unos cuantos cientos de millones de pesos al bolsillo. En cualquier caso, con su habladuría abrió la puerta a la impunidad, para que los ignotos y súper poderosos  “de arriba” queden impunes, en este fraude que acumula cuatro mil trescientos millones de pesos y el prestigio (?) de varias universidades autónomas.
¿Por qué razón propuso (Por medio del dipupalero Pablo Gómez) acabar con el Fuero, que precisamente lo protegió a él mismo entre 2004 y 2005 y gracias al cual se defendió exitosamente y como consecuencia ahora es presidente? ¿Lo hace porque la chusma lo pide o porque quiere llevar de las greñas a sus adversarios políticos a las Islas Marías? Sin el fuero Fox hubiera puesto la cabeza del tabasqueño en su Sala de Trofeos.
¿Qué beneficio obtuvo México con la ofensa estéril de nuestro héroe a la prensa llamándola “Prensa Fifí”? Cuando tiene a esa misma prensa lamiéndole las suelas ¿Qué necesidad tiene de felicitar a los reporteros que cubren sus andanzas, diciendo que se portaron “bien” y llamando corazón o corazoncito a las reporteras? Qué necesidad tiene de dar conferencias de prensa sobre naderías e insignificancias, al tiempo que repite el mismo discurso hueco que ya no sorprende a nadie? ¿Qué gana o qué ganamos?
¿Por qué pide a las víctimas que no olviden el asesinato, secuestro o desaparición de sus familiares, pero pide que perdonen a los asesinos, secuestradores  o responsables de las desapariciones? ¿Por qué degrada la Justicia, dejando la carga de su aplicación o inaplicación en las víctimas y no en las autoridades obligadas a imponerla? Es lo equivalente a convertir un bien público, republicano, en un bien del dominio privado, sujeto a negociación.
En repetidas ocasiones AMLO recomendó a los electores aceptar lo que le dieran a cambio de su voto, incluso el “frijol con gorgojo”, pero  a la hora de votar, "pues que cada quien decida" y sin embargo Yeidckol Polevnsky reaccionó airada por la compra supuesta de diputados en Morelos al módico precio de 30 millones de pesos el legislador, por lo que le exigió al gobernador electo que dejara de comprar a los diputados de Morena y que nombrara a la mitad de su gabinete, conforme lo determinara un tal “Rabin”, cuyo mérito fue cederle a Cuauhtémoc Blanco la candidatura de Morena. Hay que lamentar además las expresiones discriminatorias contra uno de los colaboradores de Cuauhtémoc Blanco, llamándolo Yeidckol Polevnsky, henchida de patriótico nacionalismo: “españolete”.
¿Para qué eligió a tantos políticos priistas mediocres para integrar su gabinete, y por qué despreció a los simpatizantes de Morena para formar parte de su gobierno? A fin de cuentas, los leales a Morena tienen en su favor el compromiso de años de lucha y en cambio, los favorecidos por el capricho de López Obrador solo pueden presumir de lazos familiares, entreguismo, servicio a corporaciones obscuras y ninguna lucha democrática por México. 
¿Cuál fue el criterio de López Obrador para formar su gabinete con pirrurris, improvisados, empresarios codiciosos y apáticos en lo político.  ¿Por qué eligió para la Secretaría de Seguridad Pública al cortesano Alfonso Durazo? Pocos tipos existen tan vanidosos, indoctos, ególatras, parlanchines y apantallaatarantados como este priista, expriista, panista, expanista, zedillista, colosista, foxista y ahora morenista y obradorista ¿Acaso el chambismo y el chapulineo ideológico tienen premio, y la congruencia castigo?
El caso del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México sobre el Lago de Texcoco, es otra bola en el engrudo de López Obrador, pues en campaña lo condenó a su flamígero estilo, pero como es normal cambió de opinión apenas ganó la elección, y ya sin coraje y sin indignación contra ese “pozo de corrupción”, cedió la responsabilidad de decidir su destino al pueblo sabio. En este acto exhibe una gran cobardía, y un innecesario despilfarro de dinero en estudios, consultas y proyectos. Nos engañó al acusar y a la hora de la verdad huir, dejando a los técnicos colgados de sus cálculos, y a los ciudadanos con una boleta de consulta amañada o de “encuesta” al etilo López Obrador.
Y por desgracia los casos abundan en los detalles, donde precisamente vive el Diablo, nuestro reformador criollo habla constantemente de “honestidad” pero su práctica es realmente extraña. Siempre utiliza a terceros que dan la cara por sus decisiones o sus indecisiones, y por eso siempre tiene la peor reversa, la de negar a sus leales como si actuaran tontamente por su propia cuenta o fueran desechables, siempre con el discurso de la sabiduría del pueblo, pero actuando en su contra grotescamente, protegiendo directa o indirectamente a los mafiosos contra los cuales el pueblo pide Justicia y no perdón, y siempre deformando la Democracia en sus antítesis: en la tómbola, en el dedazo, en la imposición, en la encuesta, en la aclamación, pero nunca cultivando a la Democracia. Si se ve urgido habla de una “democracia directa” cuando en realidad se refiere a una farsa directa.
En esta carrera de sinsentidos y barbaridades, Andrés Manuel cometió algunos agravios mayores de los cuales es inconsciente, el primero de ellos es el de colocar a enemigos jurados de la Democracia en su gobierno, los casos más diáfanos son el de Germán Martínez Cazares que se distingue en la historia del PAN, como el esbirro que Felipe Calderón impuso como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional, para que lo envileciera, hasta convertirlo en una caricatura del PRI. Así López Obrador premia a Felipe Calderón y a su achichincle Germán Martínez haciendo a este Senador de la República y además regalando a este la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social.
El caso del farsante y vividor Manuel Bartlett, es otra bola en el engrudo y no de las pequeñas, ya que el tipo no es otra cosa que un perro leal al neoliberalismo y a la delincuencia electoral de Miguel de la Madrid, de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo, a quienes obedeció en sus peores aventuras, las de la delincuencia electoral, la del peor liberalismo económico y el entreguismo de estos presidentes al Fondo Monetario Internacional y a los  banqueros del mundo, y fue hasta que el PRI abandonó a este tartufo, cuando cambió de ideas aunque no de partido, pues alega que aun hoy sigue siendo priista y vaya que lo sigue siendo. Su fuente de poder es el mismo Andrés Manuel López Obrador a quien protegió cuando este era un insignificante perico tabasqueño, y al que ahora le cobra impúdicamente los favores que le proporcionó. Se proclama   “nacionalista”, pero solo es un vividor del Poder que se cambia la camiseta nacionalista por la de anti nacionalista según convenga y sin pudor, todo para que le concedan senadurías, secretarías, direcciones nacionales, gubernaturas, diputaciones y lo que sea siempre y cuando siga amamantándose del Erario, como lo hace desde 1962 de manera casi ininterrumpida. Bartlett es un sicario de cualquier causa que promuevan las mafias del poder o los de arriba.     
El mentiroso patológico Manuel Bartlett, miente cuando afirma que no tuvo participación en el Fraude de 1988, pues él personalmente lo condujo con mano firme como Director de la Comisión Federal Electoral y como Secretario de Gobernación, declarando él personalmente ganador a Carlos Salinas de Gortari y perdedor a Cuauhtémoc Cárdenas y al Maquío. Ahora a la distancia, Germán Martínez que efectivamente transformó al PAN en la organización mafiosa que es hoy, solo tiene de heroico que soportó el tufo enervado de Felipe Calderón.En cambio Manuel Bartlett tiene otras cuentas pendientes con México.
Nada perturba a López Obrador, ni siquiera saber que entre el bando de los asesinos de 1968 esta el propio Manuel Bartlett quien nunca denunció a Luís Echeverría, ni a los priistas como asesinos políticos de los jóvenes masacrados por el ejército el dos de octubre de 1968 en Tlatelolco.  
En 2018 se conmemoran 50 años de ese trágico evento y seguramente López Obrador no tiene ni la más remota conciencia moral de lo que significa premiar a dos de los cómplices y encubridores del sesenta y ocho, el ya identificado Manuel Bartlett Díaz y Porfirio Muñoz Ledo, quienes seguramente estarán presentes en el momento en que en la Cámara de Diputados, se devele con toda pompa en sus marmóreos muros, con letras de oro macizo el nombre de “Movimiento Estudiantil de 1968”, es probable incluso que con todo descaro nuestro presidente López Obrador invite a Luís Echeverría Álvarez para que corte el listón de honor en recuerdo de la masacre, convertida en batalla gloriosa y medalla de honor de los asesinos.

Dicho todo lo anterior, con el debido respeto.

NOROÑA, SIN ENIGMAS.



En un país donde los políticos son idénticos entre sí, sobresalen aquellos que son diferentes, en especial cuando se distinguen por su combatividad y por ideas discordantes con la abrumadora mayoría e incluso contra las que sostienen sus propios camaradas. Estas son aves extrañas y difícilmente pueden sobrevivir. En el medio político mexicano los políticos que difieren del común y corriente son tratados como enemigos incluso dentro de sus partidos y son ignorados por los medios informativos. Recuerdo en este momento un caso reciente, el del Bronco que fue boicoteado por Televisa ya que prometió no pagar un solo centavo para promoción personal como Presidente de la República.
La razón de esta animadversión al pensamiento distinto y a la conducta consecuente con ese pensamiento y con esas ideas, tiene su raíz en un profundo mal nacional, que es el desprecio absoluto a las ideas y el horror a debatirlas. Nuestros políticos se saben ignorantes, y por eso son enemigos de contrastar ideas, menos con otro que además de ideas tenga argumentos. Siempre nuestros políticos rehuyen al debate descalificando a sus antagonistas, eso explica porque José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (n. 19 de marzo de 1960) conocido como Gerardo Fernández Noroña o simplemente “Noroña”, es descalificado por propios y extraños, porque tiene ideas y comete el acto oprobioso entre nuestra clase política de leer libros, y en consecuencia es un polemista difícil de superar tanto en la plaza pública, como en cualquier tribuna.
Gerardo Fernández Noroña es diputado por segunda ocasión, y hay que reconocer que pasó por esa cámara dejando huella, pues en la LXI Legislatura propuso y logró la reforma al artículo cuarto de la Constitución Política, debido a su propuesta se adicionó: “…toda persona tiene el derecho fundamental a acceder y utilizar el agua potable, en cantidad y calidad suficientes, bajo condiciones de no discriminación y asequibilidad, para su uso personal y doméstico” No amerita comentario de mi parte la pertinencia en México de dicha reforma.
Sin embargo su presencia se recuerda más bien por las discusiones y pleitos con otros legisladores, además de su denuncia constante contra el fraude, que según él, se cometió en la elección del 2006. 
En esa legislatura fue el tercer diputado con mayor número de intervenciones en la tribuna y sin lugar a dudas el que mayores encabezados se ganó. Apenas egresado de la UAM en 1988, cuando era un marxista leninista furibundo, fue candidato por el Partido Mexicano Socialista a Diputado Federal, estuvo entre los fundadores del PRD y fue su vocero durante un tiempo hasta que lo destituyeron por los conflictos que desataba. En 1996 escenificó una protesta ante el Presidente Zedillo en que se lanzó como linebacker sus pies, fue encarcelado acusado de lesiones al haber dado un pisotón a un policía y arrollar a todo el pelotón, salió bajo fianza y estuvo un año firmando, finalmente fue absuelto. Por entonces fundó uno de los movimientos contra el cobro de las deudas bancarias impagables y fue un critico del ya olvidado Fobaproa.
Es el primer hijo de una muy modesta familia católica radicada en Tlalnepantla, se le inculcó la esperanza, el amor a los pobres y la igualdad de todos como hijos a imagen y semejanza de Dios, en la preparatoria fue un formidable jugador de Football americano. En la UAM estudió Sociología y fue adoctrinado, como era lo normal en esa casa de "estudios" en el marxismo leninismo, pero con la caída del marxismo real en 1991, debió abandonar sus discursos leninistas o estalinistas y los libros de Rosa Lexenburgo, todos los manifiestos y libros rojos, para reconducirse por su actual camino liberal en lo político, engrandecido con su cultura católica manifiesta a pesar de ser un terso ateo, todo lo anterior, adicionado por estrategia a una versión histórica de México que promedia a la del mexicano (Mas o menos tercero o cuarto año de primaria) En esto debo recalcar, que seguramente sabe más de historia de lo que le conviene reconocer, pues es un lector asiduo.
En 2016 anunció que contendería a la Presidencia de la República por la vía independiente, pues el Partido del Trabajo se negó a postularlo alegando que estaba a punto de perder su registro. Ya retirada su aspiración independentista, en 2018 fue obligado penosamente a suplicar a Andrés Manuel López Obrador la candidatura a diputado federal por Iztapalapa,  Distrito 04 de la Ciudad de México, donde ganó aplastantemente a su ex camarada Fernando Belaunzarán.
Pues bien, apenas tomó posesión de su curul en la LXIV Legislatura, enfrentó por buenas razones a la comedia bufa del informe de Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, y entró en conflicto con el trío de payasos Porfirio Muñoz Ledo, Martí Batres y Pablo Gómez, con los dos primeros por acuclillarse impúdicamente ante Peña Nieto por órdenes del presidente electo, y con el tercero: Pablo Gómez, que votó en 2006 en favor de la Ley Televisa, por "su" propuesta de derogar al Fuero constitucional. Noroña se opone con toda razón a la desaparición del Fuero, pues el Fuero protegió entre 2014 y 2015 a López Obrador y gracias a ese fuero se defendió en libertad, se convirtió en héroe nacional y ahora en Presidente de la República. El propio Noroña fue acusado por un agente del Ministerio Público en Quintana Roo y sin fuero fue procesado por un Juez Penal de Can Cun. Queda en claro la necesidad de protección por medio del Fuero a los políticos auténticos contra la miserable justicia mexicana.

LAS REDES SOCIALES Y LOPEZ OBRADOR



Nadie sospechó en 2006 lo que la diosa fortuna deparaba a Andrés Manuel López Obrador para doce años después, ni él mismo, y no me refiero a ganar la Presidencia de la República, suponiendo que México sea una de ellas. Nadie imaginó que viajaría en la cresta de la ola de las Redes Sociales impulsado por una fuerza irresistible, como nunca antes nadie lo hizo para depositarlo suavemente en la silla presidencial.
Existe una especie de derrotismo histórico ancestral que nos ha convencido de que nunca podremos adelantarnos en nada, que siempre seremos los últimos en subir al cabús de la Historia, de la Ciencia y de la Tecnología, pero en esta elección de 2018 ocurrió lo inesperado, el ciudadano mexicano y candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se subió ansioso por "hacer Historia" a la locomotora líder de la Ciencia, la Tecnología aplicada a las redes sociales, y ahí se atrincheró para no ceder terreno a nadie, mientras sus adversarios se empantanaban atrás y en su afán por avanzar solo se hundieron. Así se fraguó un triunfo único, que no lo ha tenido ningún otro candidato jamás, ni Obama, por más que se pretenda colocarlo en un segundo plano frente a otras candidaturas exitosas en el mundo,
La victoria de López Obrador tiene varios motores: Una juventud de menos de 45 años que es mayoría aplastante, un compromiso ético político de honestidad, y la exigencia de poner fin al imperio de los partidos que son la causa directa de los males del país, y lo más importante: Lograr la hegemonía absoluta en las redes sociales, las que desbancaron a la televisión, a la radio, a los medios impresos y a cualquier otro medio de propaganda política, dando al ciudadano de a pie, a cualquiera de nosotros,  todo el poder.
¿Fue una estrategia de campaña urdida en un despacho? Creo que es posible que se haya iniciado en alguno, pero el éxito de la campaña en redes sociales no tiene paternidad en este caso, y seguramente sorprendió a todo el mundo. Fue como una ola que nace sin que nadie la perciba, impulsada por los movimientos caóticos de la Tierra, de la gravedad, de las masas oceánicas y que levantó una gigantesca pared de agua, que incontenible, súbita, atronadora, imbatible viajó como un tren a toda  marcha y reventó con furia contra el continente como un Tsunami, que transportó a salvo al candidato, convertido en héroe social y político. Nadie pudo prever esto, pero al ver la fuerza incontenible en que se convirtió la campaña de este hombre, sus adversarios se rindieron, transformando en unas pocas horas del primero de julio, a toda una larga historia de indecisiones y de dudas en una certeza absoluta, en una victoria total sin consensos. sin negociaciones y sin concesiones.
Todo eso se debe a las redes sociales, a Facebook y a Twitter concretamente, en las que el candidato propuso un lenguaje semi-religioso, admonitorio, agresivo, desafiante, auto calificándose de izquierda, de liberal y de progresista. Empujó a su propio partido MORENA, fundado un 12 de diciembre en plena fiesta de la Virgen Morena, inspirado en ideas como la infalibilidad no del Papa, sino del Pueblo, con la tesis bíblica de la Salvación del Pueblo por la gracia del propio pueblo. Así fue como seducidos por los acordes de esta melodía, creyentes, escépticos, agnósticos, ateos siguieron la predica, y fuertemente respaldado por la clase media y media alta, por los universitarios y personas altamente educadas logró un éxito aplastante, no solo para él, ya que el olivo de la victoria también cubrió las sienes de todos los candidatos de MORENA.
En todo esto existen al menos dos lecciones y una amenaza al mundo: Las redes sociales tienen ahora el Poder y cualquiera con arrojo y una base juvenil, motivada e inspirada en valores éticos comunes a la gente va a ganar en cualquier elección, en cualquier parte del mundo. La amenaza reside en que esto acaba con las ideologías ilustradas o tecnocráticas tan populares en los gobiernos, y que este poder escapa a toda previsión, carece de todo control y puede cambiar el destino de cualquier dictadura o democracia a donde llegue esta tecnología. Es otra caja de Pandora o un buen salvavidas. 
Del buen gobierno ni hablar, nada tiene que ver con todo lo anterior.


Twitter

Archivo de publicados.