Bienvenido. Eres el visitante No.

LA CORRUPCIÓN ASESINA.



La muerte del matrimonio formado por la Gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso y el Senador Rafael Moreno Valle acaecida el 24 de diciembre del 2018, cuando eran llevados en helicóptero, en compañía de un asistente del legislador y el piloto y copiloto del aparato aéreo, es un evento dramático y por desgracia se ha convertido en un nuevo campo de batalla entre el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, sus muchos partidarios, y los partidos opositores a su gobierno y a sus leales.
Este enfrentamiento que ha tratado de ser eludido por el Presidente, al obrar con cautela, comportarse con respeto ante el dolor de las familias de los fallecidos y guardar silencio ante las peores insinuaciones, esperemos que no prospere, pues solo abonaría al encono indebido en una sociedad polarizada políticamente y donde con frecuencia la verdad y la prudencia no parecen importar a nadie.
Volviendo al asunto del accidente, es urgente que la investigación en curso aclare a que se debió el accidente y para ello las opciones no son solo las condiciones mecánicas, los errores humanos, las condiciones climatológicas o un ataque terrorista, pues existe otra causa desencadenante probable, y esta es la corrupción. El mantenimiento de las aeronaves es extraordinariamente caro, lo cual justifica el pago de facturas muy elevadas a las empresas que dan el mantenimiento o que arriendan las unidades, y precisamente por lo elevado de los costos y lo especializado de los servicios, esta es inmensa fuente de corrupción atrae a todo tipo de hampones quienes se llevan miles de millones de pesos y devuelven cientos de millones a sus propios clientes y comisionistas.
En este negocio las facturas por refacciones, servicios mecánicos o por las rentas de aeronaves son gigantescas, y por consecuencia los embutes son de la misma medida. No es casualidad las varias muertes de altos funcionarios viajando en aeronaves donde campea la corrupción sin límites. Los casos más conocidos son los de Ramón Muñoz que murió siendo secretario de seguridad pública durante el gobierno desastroso de Vicente Fox, la de Camilo Mouriño y otros funcionarios durante el gobierno corrupto de Felipe Calderón y durante este gobierno también murió José Francisco Blake Mora. Todos a bordo de aeronaves propiedad del Estado o arrendadas por este. ¿Valió el embute las vidas de estas personas?
En el caso de la Gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo el Senador y ex Gobernador Rafael Moreno Valle, murieron en un helicóptero propiedad de Servicios Aereos del Altiplano", vinculada al amasijo empresarial corrupto del Grupo Higa, famoso por sus embutes multimillonarios y simulaciones infinitas en busca del dinero público, pero en este caso el negocio consistió no en construir casas de lujo para actrices a cambio de manisiones glamorosas para las revistas de frivolidades, sino en rentar aeronaves al gobierno del Estado de Puebla, donde el gobernador y businessman Rafael Moreno Valle, autorizó rentar a esta empresa, a un precio inflado y a cambio de una generosa comisión sus aviones y helicópteros.
El problema de la corrupción es que en la medida que engrasa la maquinaria de los negocios y crece, reduce la calidad de los insumos, por eso de cuando en cuando un tubería de agua revienta, provoca un socavón, o un puente colapsa por falta de estudios sobre las condiciones del suelo o de los arroyos de agua en temporadas de lluvias. La corrupción no solo es cosa de dinero repartido con inocencia, no solo es cosa de daños físicos en las obras, sino que también cuesta vidas, vidas entregadas a la guadaña por la codicia.
En el caso del desplome del helicóptero en que viajaban la inocente gobernadora y el astuto ex-gobernador, rentado por el  Gobierno del Estado de Puebla, esto debe investigarse, seguir la huella de los pagos y encontrar los destinatarios de los embutes. Es cierto que el proveedor del servicio debió ahorrar en refacciones y simular un perfecto estado mecánico en la aeronave (También es cosa de repartir un poco de dinero), sin que realmente estuviera en condiciones optimas, para obtener su ganancia. Por desgracia en un sistema donde tanto el cliente como el proveedor del servicio se reparten el mismo dinero, lo que se renta o vende carece de calidad necesaria y lo que ocurra después, "pues ni modo, es cosa del destino" o en este caso, culpa de los pilotos muertos.
Es una ironía que la corrupción sea la causante de la muerte del mismo gobernador, pero lo peor, es que se llevara entre sus redes a su esposa, que nada tenía que ver en este embute.
Por desgracia, el hilo se rompe por lo más delgado y seguramente nadie pisará la prisión, pero la enseñanza y las pruebas demuestran que la corrupción también mata y que lo hace con impunidad.  


EL LIBERALISMO, SUS HIJOS Y SUS ENGENDROS



De tiempo en tiempo me asalta el deseo de escribir este artículo, la motivación es siempre la misma, fijar al Liberalismo como lo que es aunque sea de manera elemental, porque una enciclopedia no bastaría para escribir su biografía desde vio la luz siendo individualismo ingenuo, hasta esta época en que en plena adultez se le confunde con todo aquello que no es.
De la misma manera, de tiempo en tiempo pospongo la idea esperando tiempos mejores, una circunstancia más apropiada o un hecho de mayor importancia que justifique un artículo ligero de un tema hondo y muy denso, pero siempre se multiplica la misma confusión y de nuevo parece imposible en un artículo hacer asepsia y cirugía.
LA CONFUSIÓN DE HOY.                                       
Pues bien, el tema es el Liberalismo que ha sido cuidadosamente estudiado por lo más selecto de los grandes pensadores en todas sus aristas, desde las más romas hasta las más agudas. De aquí viene el debate entre su bondad o su insidia y perversidad, y así el Liberalismo es confundido con lo que no es.
Entre los que claman en su nombre, esta nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador que se proclama liberal y enemigo del neoliberalismo, sin que quede claro que distancia existe entre el uno y el otro. En Francia los “Chalecos amarillos” arremeten contra un estado por el que sienten repugnancia y exigen libertad frente a sus cargas fiscales "Usted trabaja, paga; Come, paga; Se aloja, paga” y esto bajo la bandera de “Es todo el sistema el que hay que cambiar”.
Las proclamas revolucionarias de infelicidad de los obreros franceses ocurren en el país que otorga mayores privilegios a sus obreros y donde la contratación colectiva sobrepasa los sueños de los más radicales sindicalistas, y también aquí el anarquismo es la bandera intuitiva de la “Nueva” Comuna de Paris, que increíblemente propone soluciones a lo Ronald Reagan y a lo Margaret Tatcher: “No a los impuestos y no al estado intervencionista”
LA BATALLA DEL LIBERALISMO
Lo primero que hay que decir sobre el árbol genealógico del Liberalismo, es que como ninguna otra idea en occidente es el producto de siglos de lenta transformación del individualismo, y de ideas diversas unidas por circunstancias muy particulares y que fue forjado al mismo tiempo contra obstrucciones creadas por las  sociedades en que se desarrolló y contra el pensamiento dominante, e incluso como una reacción para legalizar prácticas comerciales en práctica pero descalificadas moralmente.
Ya sabemos que los burgueses entre individualistas y liberales encontraron en la Reforma Protestante, en John Locke y la Ilustración francesa la legitimidad a sus afanes. Su gran adversario fue la sociedad en la que nació, la sociedad medioeval con sus miles de restricciones morales al comercio para evitar el lucro, para fomentar el justo comercio, el trato justo, pero para su fortuna, con el éxito del protestantismo los monarcas omnipotentes, que le autorizaron todo aquello que la Iglesia había prohibido. El Protestantismo asociado con los reyes son aliados formidable para liberarse del imperio ético de la Iglesia, y que a ambos les proporcionó legitimación ante sus pueblos. El Protestantismo apoyó las prácticas comerciales que permiten lucrar sin más límite que la capacidad de otros comerciantes para hacer exactamente lo mismo, y que al mismo tiempo convirtió a los reyes antes agobiados por la Iglesia, en soberanos absolutos.
EL LIBERALISMO TRIUNFANTE
El Liberalismo es por naturaleza secular, es la mundanidad absoluta y para él el fenómeno religioso no existe en absoluto. A la ausencia de la idea de todo ser o poder superior que límite su negocio, y por así convenir al burgués (Su prototipo humano) aparece como el más devoto de todos los servidores de la religión imperante. Obvio es que con el poder de su propio dinero, el apoyo irrestricto del poder político y por su activismo incesante pudo lograr su afán supremo “libertad para que lo dejen hacer”  y aceptación dentro de la cultura y la política.
LOS ROSTROS DEL LIBERALISMO
Desde hacía cientos de años los monarcas y sus súbditos aceptaron una serie de normas para garantizar que nadie fuera juzgado arbitrariamente, en algunos reinos existían cartas que daban garantías y constituciones desde tiempos de Solón, el gran legislador ateniense, España y el derecho virreinal que forjó, Inglaterra con la carta expedida por Juan Sin Tierra, pero fue John Locke quien a inicios de la edad moderna formuló los fundamentos de tipo político del Liberalismo, de los derechos naturales a lo que ahora son los derechos reconocidos en todo tipo de constituciones liberales, no solo el derecho del comercio, sino también los derechos a una defensa legal, a no ser objeto de leyes que lo perjudiquen retroactivamente, al libre tránsito, a la libertad para opinar, etc.
En pocos años el Liberalismo pasó de la controversia doctrinaria a ser la doctrina dominante. La Revolución francesa le proporcionó al Liberalismo una serie de ideas y definiciones con dimensión económica y política, sobre todo un gran lema revolucionario, que sintetiza de manera magistral al Liberalismo: “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. En este lema podemos encontrar la maternidad tanto del Capitalismo como del Socialismo y Comunismo, y de la Democracia moderna.
LOS ENGENDROS  DEL LIBERALISMO.
De la “Libertad” surgió el Liberalismo económico, que por sí sólo conduce directamente al Capitalismo. El Capitalismo exige libertad para hacer lo que sea necesario para obtener el mayor lucro posible. Su apotegma es “Dejar hacer y dejar pasar”, en pocas palabras libertad absoluta en lo económico y en lo social, y absoluta impunidad en sus consecuencias.
También de la Libertad en lo político nació el Anarquismo, que quiere la destrucción del Estado y de la propiedad porque esclavizan al hombre.
En nuestros tiempos surgió una combinación político económica engendro de la libertar absoluta, que es el “Libertarismo” que pugna contra el Estado y contra todo poder político, acepta al Estado pero solo para que proteja su propiedad, pero sin que imponga reglas de conducta, cobre impuestos, o auxilie a los demás con su dinero. Es el egoísmo más extremo imaginable.
De la “Igualdad” nació el Socialismo que propone la igualdad de todos, que la propiedad particular desaparezca y que los bienes sean del Estado y que todos contribuyan con él según sus capacidades, esto implica que las ideas también sean una sola, pues de otra manera el socialismo estaría expuesto a que nuevas o viejas ideas egoístas se impusieran contra la ideología única. El Socialismo exige que el Estado sea poderoso y los gobernados débiles.
La Igualdad es también la idea que alimenta al Comunismo, a esta sociedad igualitaria pero sin Estado alguno. Una combinación de Libertad pues no existe Estado y de Igualdad, pues todos son igualmente libres.
LOS HIJOS DEL LIBERALISMO.
La Libertad y la Igualdad son la primeras, de las que ahora llamamos Garantías Humanas, Derechos Fundamentales o Derechos Humanos y que se encuentran consagradas en todos los Estados Liberal Burgueses.
De la Igualdad y la Libertad políticas, surge la Democracia Moderna, que exige la igualdad entre los ciudadanos para que el voto de cada uno valgo lo mismo que el de cualquier otro, y la libertad política real de esos ciudadanos para emitir su voto, sin coacciones de ninguna especie. Idealmente este proceso de igualdad y libertad, de votos y de procesos iguales para todos, es la esencia de la Democracia.
Esta Democracia no solo determina de manera precisa quien manda, sino que al mismo tiempo se encuentra sometida al imperio de los derechos humanos, garantías individuales y libertades fundamentales. Es algo que se pude sintetizar en frases como “Tú Estado puedes hacer lo que quieras, pero no puedes violar mis derechos humanos ni mis garantías fundamentales” o “Eres todopoderoso pero impotente contra mis derechos fundamentales”
La Solidaridad ha sido esgrimida por todos, incluso se ha propuesta el Solidarismo, pero en esencia siendo tal vez el más importante ideal revolucionario, es el menos invocado.
EL CAPITALISMO O LIBERALISMO ECONÓMICO.
Hoy existe una fuerte corriente que exalta al Liberalismo económico, pues se alega que es el único método capaz de retribuir con justicia al inversionista, al fabricante, al comerciante y al financiero, haciendo caso omiso del pasado de este liberalismo de corte puramente económico.
Durante la Revolución Industrial el Liberalismo justificó a las peores formas de explotación humana, baste recordar a los niños que trabajaban en las minas de carbón y que morían sin llegar a la juventud por Neumoconiosis, la enfermedad conocida entonces como  “Pulmones Negros”.
El “Dejar hacer, dejar pasar” se impuso no solo en Inglaterra y Francia, sino incluso en el naciente y piadoso Estados Unidos de América, que convirtió al Esclavismo en la principal fuente de riqueza. La impunidad laboral y el liberalismo económico impulsaron a la Revolución Industrial y a la apropiación de la riqueza de cualquier pueblo en el mundo que no pudiera defenderla, esta “Libertad” justificaba cualquier cosa para lograr la riqueza.
El Liberalismo económico es quien más víctimas ha ocasionado en la Historia, más que cualquier guerra o cualquier epidemia y por desgracia sigue en vigor en África, donde viven en condiciones de esclavitud o han muerto, millones de africanos son esclavizados para obtener oro, plata, diamantes, Coltán y otros insumos indispensables para la industria europea de hoy en día. Y esto sin hablar de las guerras del Petróleo.
EL NEOLIBERALISMO.
El Liberalismo del siglo XIX, no pudo seguir existiendo pues una enorme repugnancia moral obró contra el Esclavismo y después contra la explotación industrial del hombre por el hombre, surgieron los movimientos obreristas, el sindicalismo, los derechos de las minorías y de las comunidades indígenas, el feminismo y el sufragismo, todos estos enemigos radicales del Liberalismo económicos pero aliados indisolubles del Liberalismo Político.
Así el Liberalismo Económico se volvió impresentable, y los Estados crearon sistemas legales que reconocieron derechos que contuvieron la voracidad económica y proporcionaron un Estado con derechos más igualitarios. En Inglaterra y Estados Unidos los movimientos anti capitalistas fueron virulentos y muy populares, hasta que esos estados cedieron ante los justos reclamos de sus ciudadanos. En el mundo socialista, la corrupción y el fracaso de sus grandes programas económicos, convulsionaron a todas esas sociedades empujando a las economías socialistas al desastre.
En su afán de encontrar una ideología nueva para enfrentar con éxito a sus adversarios políticos nacionales, los demócratas y los laboristas, Ronald Reagan y Margaret Tatcher tomaron el nombre de “Neoliberalismo” de algunos autores sin fortuna de mediados del siglo XX como bandera, frenaron con éxito al sindicalismo y apoyaron con grandes recursos a sus ejército prometiendo el botín de las riquezas de los derrotados, apoyaron a fuerzas enemigas de los gobiernos pro soviéticos que en los años cincuenta, tuvieron a más de la mitad de la población mundial.
EPILOGO EN MÉXICO.
En México Carlos Salinas de Gortari se afilió al Neoliberalismo, como una forma de afiliarse al bando norteamericano, lo cual le valió el apoyo de George Bush (padre) que nos premió con el Tratado de Libre Comercio de Norte América, una vez que la URSS colapsó.
Ahora  como nunca se habla de un fantasma, el del “Neoliberalismo”, que simplemente es el Liberalismo económico, pero domesticado por los siglos XIX y XX. También existe el Liberalismo Político pobremente aplicado en México, pues carecemos de un Estado de Derecho real y de una sociedad verdaderamente politizada y carecemos de la Democracia.  


¿EN QUE MOMENTO AMLO ASUMIÓ LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA?



Es importante saber con certeza en que momento el Presidente Electo asume las funciones y obligaciones del Presidente Constitucional, lo cual puede parecer en momentos de paz y de estabilidad un tecnicismo jurídico, pero sería un tema de primera importancia en el caso de que la república se encuentre en medio de asonadas o frente amenazas internacionales, pues debe existir certeza absoluta en la cadena de mando civil y militar, momento a momento.
Esto no es ningún problema, pues nuestra constitución establece los términos de inicio del mandato y de su conclusión, a partir de fechas precisas se sabe quién es el presidente y quien no lo es, pero la natural pasión por las ceremonias y el boato derivados de la tradición milenaria católica, de celebrar con actos rituales todos los grandes eventos personales y sociales, nos hace dudar, así es como nacen en las repúblicas laicas los ceremoniales del Poder. En nuestro caso es la Protesta que rinde el Presidente de la República ante el Congreso de la Unión, en la que impera el protocolo, la pompa y el boato.
En México el Presidente entra a ejercer su encargo el 1ro de diciembre tal y como lo dice el artículo 83 de nuestra Constitución política:
“Artículo 83. El Presidente entrará a ejercer su encargo el 1o. de octubre y durará en él seis años. (…)”
Con lo cual queda perfectamente claro que el Presidente entra en funciones desde el primer instante de ese día, y no desde el momento de la ceremonia de Protesta a que se refiere el artículo 87 del mismo texto constitucional, que precisa que en el caso del ya Presidente (Esto lo escribo a las 13:20 horas del primero de diciembre del 2018) Andrés Manuel López Obrador, este deberá acudir a tomar protesta.
Esto de la ceremonia de la Protesta, es importante por ese amor al ceremonial que tenemos los mexicanos, y porque lo previene el texto constitucional, pero sin fijar claramente su fecha, ni las consecuencias en caso de que no protestase ante el Congreso de la Unión en su recinto o en su caso ante los órganos sucedáneos. Esto del ceremonial es fortalecido por el sainete del primero de diciembre del 2006, en que el ya Presidente Felipe Calderón Hinojosa entró por la puerta trasera a la sesión del Congreso de la Unión, dando impresión de que en ese acto se asumía la función presidencial.
El artículo 87 dice en lo conducente:
“Artículo 87. El Presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará ante el Congreso de la Unión o ante la Comisión Permanente, en los recesos de aquél, la siguiente protesta: "Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande."Si por cualquier circunstancia el Presidente no pudiere rendir la protesta en los términos del párrafo anterior, lo hará de inmediato ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión.En caso de que el Presidente no pudiere rendir la protesta ante el Congreso de la Unión, ante la Comisión Permanente o ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión lo hará de inmediato ante el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.”
Este texto somete al Presidente a una procesión indigna ante diversas autoridades para rendir la protesta. No obstante el mencionado artículo se trunca una vez que se menciona al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pues no sigue con la lista de nuevas autoridades ante las cuales rinda la protesta y tampoco dice con qué se sanciona si el Presidente no logra encontrar a ninguna de esas autoridades y no rinde su protesta, por lo que es una norma sin sanción, Minus quam perfect, lo que implica que en caso de no cumplirse por imposibilidad material, el Presidente seguirá en el ejercicio de su función. Tampoco precisa que esa protesta sea necesariamente el día primero de diciembre o en cualquier otra fecha.
Las términos del artículo 87 constitucional a falta de un correcta interpretación, podrían provocar varios absurdos, siendo estos los siguientes
1.- Que el Presidente electo, a pesar de entrar en funciones el primero de diciembre no asuma la presidencia sino hasta que le tomen la protesta.
 2.- Que el Presidente saliente sea presidente constitucional hasta que le tomen la protesta al presidente electo.
3.- Que en caso de que por cualquier motivo el Presidente Electo a pesar de entrar en funciones el primero de diciembre no pueda tomar protesta ante las autoridades a que se refiere el artículo 87 y entonces no pueda ejercer las funciones para las cuales fue electo.
4.- Que por cualquier motivo el Presidente Electo a pesar de entrar en funciones el primero de diciembre no pueda tomar protesta ante las autoridades a que se refiere el artículo 87, y que el Presidente saliente siga ejerciendo como Presidente Constitucional
Además plantea interrogantes de gran importancia:
¿Por qué la Constitución no fija una fecha y hora precisa para la toma de protesta al Presidente electo?; y,
¿La ausencia de fecha precisa para la protesta del presidente electo significa que puede ser en cualquier fecha posterior a la del primero de diciembre?
Todas estos absurdos son provocados por el esfuerzo de conservar en el mismo plano de importancia la fiesta de la toma de protesta ante el Congreso de la Unión y la fecha precisa e indubitable de la entrada en funciones del Presidente Constitucional.
En caso de interpretar que la Toma de Protesta sea el momento en el cual el presidente electo entra en funciones de Constitucional, entonces la voluntad de los electores estaría en manos de los miembros del congreso o de otras autoridades, que podrían fácilmente hacer descarrilar la voluntad de los electores.
Esta interpretación implicaría graves riesgos para la república, pues podría existir un tiempo en que no existiera presidente constitucional, pues el electo no podría tomar Protesta y el saliente ya habría cumplido con su mandato constitucional.
Es por ello, que sin duda el Presidente Electo entra en funciones de constitucional desde el primer instante del primero de diciembre de este año, y al acto protocolario de la toma de protesta es puramente una fiesta, un acto de boato y pompa, pero en caso de que no sea posible efectuar, de cualquier manera el Presidente será Presidente Constitucional y seguirá en funciones, hasta el  30 de septiembre de 2024.  
Esta interpretación da certeza jurídica al Poder Ejecutivo y por ende a la República le garantiza la transferencia cierta y segura de mandos, entre ellos el militar y evita una crisis artificial de poderes.
En suma, el ciudadano Andrés Manuel López Obrador es Presidente Constitucional de México desde el primer instante del primero de diciembre del presente 2018.

Por Antonio Limón López.
Pinterest

LAS "DEMOCRACIAS" DE ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR



Todos los gobiernos del mundo se califican a sí mismos como “democracias”, excepto unos pocos como Arabia Saudita donde impera un rey a la usanza europea del siglo XVIII, es decir un rey absoluto y sin ningún contrapeso, ese fue el caso de las “democracias” europeas sometidas a la Unión Soviética y que se desplomaron tras la caída del Muro no de Trump, sino de Berlín. Eran dictaduras auto etiquetadas como “democracias”, y ese era también el caso de nuestro país, pues México no era una democracia a finales del siglo XX, ni lo es ahora en pleno siglo XXI.
Durante la era del PRI-Gobierno fue necesario ponerle adjetivos a la palabra Democracia, para así convertirla en algo digerible para el mundo y para la misma sociedad mexicana que sabía que todo eso era una farsa, así la democracia “a la” mexicana era “Democracia Social” “Democracia Dirigida” “Democracia Directa” “Democracia Popular” “Democracia Participativa” “Democracia Progresista” “Democracia de Guerra” “Democracia Económica” “Democracia Austera” “Democracia Revolucionaria” “Democracia Institucional” “Democracia Nacionalista” todas las cuales tenían en común que ninguna era un verdadera Democracia, todas eran farsas de las que se saltaba de una a otra para justificar precisamente la ausencia de Democracia.
Esta Democracia con Adjetivos no engañaba a nadie, ni a sus beneficiarios que eran el PRI-Gobierno, los empresarios enchufados al Gobierno y a su apéndice el PRI, tampoco engañaba a los opositores panistas (sin relación con los rufianes del PAN de hoy), ni al pueblo en general que los consideraba viles hampones, apropiados del gobierno como ocurría desde 1824, los mexicanos eramos memoriosos y sabíamos que todos nuestros gobiernos eran los mismos, con nuevas caras, nuevos discursos. nuevas promesas de amor al pueblo bueno pero ignorado y nuevos adjetivos, pero siempre los mismos pillos.
De esa generación priista es Andrés Manuel López Obrador, y fue parte de los jóvenes favorecidos por el PRI-Gobierno después de la masacre de 1968. La Mafia en el poder optó por atraer jóvenes de la UNAM para provocar con buenos sueldos el olvido de la matanza, fueron las desmemoriadas "juventudes priistas”, formadas por ambiciosos, cínicos  y bien dispuestos a perdonar a los rateros y asesinos de su pandilla, y carecían de remordimientos, pues creían en el ideal ilustrado: "Todo por el pueblo, pero sin el Pueblo” Conforme a este ideal todo se justificaba invocando al Pueblo pero ignorándolo.
En 2018 Andrés Manuel López Obrador logró su objetivo, dueño de su propio partido, a la imagen y semejanza del PRI de Miguel de la Madrid, el expresidente que lo cobijó y que es su mayor influencia política junto con Manuel Bartlett Díaz su gran benefactor. También ahora es Presidente de México, y sin más ideas en la cabeza que la de la democracia con adjetivos, vuelve a todo vapor para restituir en pleno siglo XXI al PRI del siglo XX.
Con él vuelve el militarismo omnipotente de entonces, vuelve el centralismo absoluto, vuelve el control de la clase política y vuelven los capitalistas enquistados en el gobierno, pero sobre todo vuelve la democracia con adjetivos: La “democracia participativa” (¿Acaso existe alguna que no lo sea?) y la “democracia directa” pero esta sin los instrumentos necesarios para que exista, ambas variantes no de la Democracia sino de la anti democracia de siempre.
¿Qué hacer ante esta farsa? Lo único es evitar que siga siendo una farsa, es decir participar en cada "consulta", por muy trampeada que sea, pues de otra manera se cederá ante la anti democracia y esta se asentará sin oposición, el gran problema es que los partidos políticos "opositores" son también unos farsantes y hampones, indignos de confianza, que cuando pudieron optar por una Democracia sin Adjetivos, prefirieron su parodia en beneficio de sus bolsillos y de sus organizaciones delincuenciales, así que no contamos con ningún partido político confiable y probo para oponernos a esta re edición de la pantomima política mexicana de siempre.
Pero hay que fijar las trincheras y votar en cualquier convocatoria.








Por Antonio Limón López

EL PEOR DÍA DE NUESTRA HISTORIA



El 19 de octubre del 2018 es sin duda uno de los peores días en la historia de México, no porque haya ocurrido algo abominable e inexplicable, sino porque primera vez en nuestra historia pudimos ver al México insolidario, egoísta y patán.
Ya sabíamos que una caravana de migrantes originarios de Honduras llegaría ese día a nuestra frontera sobre el Río Suchiate. Donald Trump urgió a México a detener a los migrantes, amenazó llevar las tropas norteamericanas a la frontera México y Estados Unidos.
El Presidente de México asesorado por su cancillería decidió utilizar la típica estrategia falaz de nuestras autoridades, al decir que se admitiría a los migrantes siempre y cuando fuera en un proceso controlado en grupos de cinco sucesivamente y siempre y cuando llenarán las formas migratorias y exhibieran la documentación conducente. Para ello se enviaron policías federales y se construyeron rejas para acceder persona por persona.
El gobierno de Guatemala valientemente dejó pasar la caravana y desde la mañana del 19 de octubre, el gobierno mexicano acatando los mandatos de su amo Donald Trump, cargó contra los migrantes haciendo imposible su ingreso, finalmente solo 450 de los miles de migrantes pudieron continuar en su doloroso peregrinar y esto solo porque con esto las autoridades pudieron aparentar actuar con legalidad.
En lo anterior no existió ninguna sorpresa, tampoco en la eficiencia de nuestras autoridades policiacas para reprimir a indefensos, a mujeres y niños, menos aún en la abyecta sumisión de nuestras autoridades gubernamentales al Mr. Trump. Lo sorpresivo fue la reacción de los mexicanos “ilustrados”, en particular los mexicanos usuarios de las redes sociales ante la emergencia humanitaria, en eso sí que existió una sorpresa, pues los mexicanos ilustrados se pusieron abiertamente del bando de la canalla, aplaudiendo y exigiendo la represión a los hondureños, demostrando a nosotros mismos y al mundo la clase de personas, que forman parte de la clase ilustrada mexicana.
La reacción xenófoba llegó al punto de emular la misma irracionalidad con que los nazis agredieron a quienes consideraron indigno de compartir el mismo oxígeno de este planeta, tratar a los hondureños como si se tratara de seres subhumanos indignos de piedad y de conmiseración, al extremo que parecieran totalmente extraños a los mexicanos.
Lo cierto es que existe una hermandad incuestionable entre nuestras naciones, Honduras formó parte del México independiente al menos durante 1822-1823, sin contar que fue una capitanía de la Nueva España durante tres siglos, que compartimos no solo una historia común durante la mayor parte de la existencia de nuestros pueblos, además compartimos el mismo idioma, la misma cultura y religión o religiones, también compartimos ser víctimas del mismo separatismo auspiciado desde Estados Unidos, tiranos similares y gobierno nefastos igualmente apoyados por el poderoso vecino del Norte. Es cierto, actualmente somos víctimas de la misma demagogia, de la misma desgracia, y precisamente por ello, debiéramos ser solidarios con ellos, pero esto no es así, como quedó a la vista del mundo.
Por desgracia la ilustración del mexicano solo se expresa mediante el odio y el racismo que gira en dos ejes, el desprecio y odio profundo al indio en México, y el desprecio igualmente cruel e injusto contra el pobre. Nuestros ilustrados de todos los partidos y de todas las regiones, van por ahí insultando con el epíteto de “indio” y de “pobretón”. Ese México aberrante de nuestra historia es el que se manifestó el 19 de octubre del 2018, tan fuerte y tan contundente que nuestros políticos acobardados y sin integridad alguna, se quedaron callados. Para ese día de vergüenza y cobardía, el único político que fijo su postura de apoyo a los migrantes se llama Andrés Manuel López Obrador. El 20 de octubre, los migrantes comprendieron la estrategia del gobierno mexicano y optaron por atravesar la frontera a nado y así un primer contingente de seis mil personas avanza en territorio nacional, ese día,  también se solidarizó Felipe Calderón.


EL GENOCIDIO EN AMÉRICA



En 2017 la Junta de supervisores de Los Ángeles California acordó, por unanimidad, dar un nuevo nombre a la celebración del 12 de octubre, a partir del 2019 dejará de ser el “Día de Colón” por el de “Día de los pueblos Indígenas”, la propuesta fue aprobada por unanimidad.  Yo mismo habría votado por ella, pues la fecha en realidad no debe conmemorar a un hombre en particular como lo fue el navegante genovés, sino a los verdaderos protagonistas de esa fecha, los pueblos originarios de este continente, y en justicia también los ibéricos.
Por desgracia al ser una celebración relacionada con España y que marca el inicio de tres siglos en que esta estuvo presente en América, los pueblos anglosajones señalan con indice de fuego a esta fecha como la conmemoración de un acto terrible, cruel e infame, en que el pueblo español y la Iglesia Católica iniciaron un proceso de más de trescientos años de explotación y exterminio de los pueblos nativos.
En conmemoración de esta explotación algunas universidades norteamericanas realizaron en sus campus escenificaciones de terribles actos de violaciones y de esclavitud cometidos por españoles contra mujeres indígenas, ante las bendiciones de curas y frailes cómplices y encubridores. En otras puestas en escena son directamente los frailes quienes esclavizan y violan a mujeres indígenas en presencia de sus hijos.
Estas escenas son fantasías pues no ocurrieron, no existe ninguna evidencia de ellas y son repulsivas para la moral de hoy y de entonces entre misioneros, frailes e incluso entre los militares españoles. Claro que ocurrieron atrocidades en esos tres siglos y siguen ocurriendo aun en nuestros días por criminales desde Alaska hasta Tierra del Fuego.
Es cierto que la primera motivación de los europeos que llegaron a este continente fue la de hacer fortuna, esa era la aspiración de Cristóbal Colón que durante los primeros años como Gobernador de La Española donde fue detenido en 1500 y llevado en grilletes a España por realizar torturas y esclavizar, nunca más volvió a América.
Sin embargo, desde 1500 la reina Isabel decretó ordenanzas para prohibir la esclavitud, y pronunció diversas medidas para evitar que la codicia de los españoles se tradujera en actos contra la vida, la dignidad y el patrimonio de los indígenas. Es lógico pensar que aun suponiendo que la reina de España tuviera la mejor disposición sus ordenanzas no fueran aplicadas en América teniendo al Atlántico de por medio, sin embargo los reyes dispusieron que religiosos acompañaran a todas las expediciones y que se asentaran en todos los pueblos y lugares a donde llegaran los españoles e informaran directamente sobre la conducta de estos.
El procedimiento fue tan efectivo que aún se conservar miles de documentos informativos y sermones como los de Bartolome de las Casas o de Antonio de Montesinos, hasta humildes frailes que valientemente intervinieron para evitar injusticias y denunciar oprobios,  así como actos de justicia, audiencias, sentencias que son consultados a diario en los archivos generales de indias.
La importancia del evento es extraordinario, por una parte gracias a estos eventos América fue puesta en los planos y mapas de todo el mundo, su nombre mismo deriva de Américo Vespucio, un personaje cuyos actos entre fantásticos y reales llevaron al cartógrafo Martin Waldseemuller a bautizarlo con ese nombre desde 1507 y en 1513 se descubre el Océano Pacifico por Vasco Nuñez de Balboa, con lo que quedó perfectamente en claro que es un nuevo continente.
Pero la parte esencial de este descubrimiento fue la cristianización de la población, la cual se debía realizar con respeto y con la anuencia de los indígenas, mediante un medio bastante efectivo y bien controlado durante dos siglos que fue la Encomienda, para aquellos indígenas que no tuvieran su casa y “hacienda” es decir parcela y medios de labranza, y solo hasta que los tuviera o decidiera seguir por sus propios medios, esto no solo era parte del derecho indiano, sino disposiciones realmente efectivas,
Al momento de la llegada a este continente, no existía la propiedad privada, sino únicamente la propiedad comunal, por lo que los reyes ordenaron que se respetara la propiedad, casas, parcelas y bienes de los indígenas, por lo que los españoles tuvieron que establecerse fuera de la propiedad comunal y en sus propias haciendas, pero dando derecho obligado a permitir que los indígenas se establecieran conforme a sus costumbres legales en las mismas poblaciones recién formadas. Los reyes dispusieron para que no se diera ninguna exclusión a los habitantes que quisieran vivir donde lo desearan.
Fue el sermón de Antonio Montesinos el cual previamente fue redactado por este fraile y jurista, firmado por todos los priores dominicos para denunciar todas las injusticias que se daban en el sistema de Encomienda, esto en Santo Domingo en diciembre de 1511, la consecuencia fue inmediata, el reino español convocó a sabios, juristas, a la Iglesia y a las congregaciones que participaban en la evangelización de América, para constituir un cuerpo legal que resolviera los problemas reales en las Indias, el cual fue celebrado en Burgos y del cual emergieron las Leyes de Burgos, considerada el primer cuerpo claramente definido como derechos humanos, y que fueron las siguientes disposiciones;
1. Los indios son libres y deben ser tratados como tales, según ordenan los Reyes.2. Los indios han de ser instruidos en la fe, como mandan las bulas pontificias.3. Los indios tienen obligación de trabajar, sin que ello estorbe a su educación en la fe, y de modo que sea de provecho para ellos y para la república.4. El trabajo que deben realizar los indios debe ser conforme a su constitución, de modo que lo puedan soportar, y ha de ir acompañado de sus horas de distracción y de descanso.5. Los indios han de tener casas y haciendas propias, y deben tener tiempo para dedicarlas a su cultivo y mantenimiento.6. Los indios han de tener contacto y comunicación con los cristianos.7. Los indios han de recibir un salario justo por su trabajo.
La efectividad de estas disposiciones y otras que se fueron imponiendo fueron benéficas para la población indígena y española, así como para sus descendientes y durante tres siglos imperaron en este continente, pero por sus propias disposiciones debilitaron al Virreinato para enfrentar los ataques provenientes del constitucionalismo liberal y del poblamiento anglosajón por las siguientes razones.
La primera, tiene que ver con el régimen de propiedad comunal que se preservó por el reino de España conforme a las costumbres indígenas previas a Colón, esto se acabó con la Constitución liberal de Cádiz que solo reconoció la propiedad privada y consideró a los bienes comunales de los indígenas como bienes de manos muertas, y que les fueron despojados por los “hacendados”.  
Cuando Texas adquirió su independencia y cuando México firmó el tratado Guadalupe Hidalgo los norteamericanos solo dijeron estar dispuestos a reconocer los títulos legalmente expedidos y que no reconocerían las costumbres en materia de propiedad, así Estados Unidos inició las guerras contra los indios que se negaban a reconocer los nuevos títulos de propiedad recién emitidos. Gerónimo el líder Chiricahua en conflicto con el país de las barras y las estrellas, hablaba español y era católico.
La constitución mexicana liberal de 1824, volvió a imponer a la propiedad privada ignorando la propiedad comunal y esto fue causa de grandes injusticias e inconformidades, pues los indios siguieron siendo despojados de sus posesiones, bajo el argumento de que eran tierras improductivas, de manos muertas o de la Iglesia: Esto siguió siendo una fuente de expolio y fue la bandera de Emiliano Zapata contra los hacendados que adquirieron a precios ínfimos el patrimonio de los indígenas mexicanos.
Es cierto como lo dijeron en la Junta de supervisores, los pueblos originarios de América fueron víctimas de explotación e injusticia  Partir del 12 de octubre de 1492, y sería injusto negar que los españoles hayan sido ajenos a esto, pero a diferencia de los europeos ingleses la postura entre unos y otros fue totalmente distinta, pues los españoles discutieron sobre los títulos por los cuales estarían en América, la cristianización, discutieron y emitieron una rica legislación indiana de la que formaron parte las Leyes de Burgos y las Leyes de Indias en dos grandes compilaciones, sin tomar en cuenta las ordenanzas protectoras sueltas de los reyes y la formación de un gran sistema de justicia protectora de esas mismas leyes.
A diferencia de los españoles, los ingleses en América llegaron como colonos comerciales, en dos empresas colonizadoras, la Compañía de Londres para los territorios del sur de América del Norte y la Compañía de Bristol para los territorios del norte. América para Inglaterra solo era cuestión de negocios, y los indios solo eran parte de la naturaleza, carecían de derechos, para estos hombres religiosos Dios había entregado estas tierras a los indios indolentes y flojos, pero que en su sabiduría las había reasignado a los ingleses trabajadores e industriosos. El gran atractivo fue el cultivo del tabaco y después del algodón.
Los indios fueron reubicados de sus asentamientos originarios, a las reservaciones en territorios distantes, sin agua y sin tierra arable, fueron despojados de sus tierras, la frase que describe la visión anglosajona de los indios “El único indio bueno, es el indio muerto” se disputa entre el General  George Armstrong Custer y su subalterno el General Philip O. Sheridan, quienes encabezaron la guerra genocida que EEUU libró contra los pueblos originarios de América.


EL ARTE DE HACER BOLAS AL ENGRUDO


En realidad tengo una duda, no atino a saber si en el caso de Andrés Manuel López Obrador es un talento innato o una genialidad, y la causa de esta duda se la debo al pensador positivista mexicano José Ingenieros, que distinguió:  “Genio (es el)  hombre que crea nuevas formas de actividad no emprendidas antes por otros o desarrolla de un modo enteramente propio y personal actividades ya conocidas; y talento (aquel) que practica formas de actividad, general o frecuentemente practicadas por otros, (pero) mejor que la mayoría de los que cultivan esas mismas aptitudes”.
Pues bien, después de largas disquisiciones filosóficas sobre las aptitudes de AMLO, debo concluir con un cierto eclecticismo que me molesta, pues odio eso de transigir aunque sea en esto, que nuestro Presidente Electo es a la par un talento y un genio en el arte de hacer bolas el engrudo. No conozco a otro político de tan grandes cualidades en este rubro, pues ni siquiera Vicente Fox se le equipara, y esto ni en sus momentos de gloria.
Los mexicanos apreciamos esta cualidad alquímica, siempre soñamos con convertir el lodo en oro, pero ante la imposibilidad nos conformamos con convertir cualquier cosa inútil, en otra igual o peor. Lo siento, siento decir lo anterior pero así es, y se revise lo que se revise lo confirmarán los hechos, ya sea en nuestro devenir histórico desde los imperios azteca y español fundacionales, para terminar en este país de lacayos.
Para nuestra desgracia, esta capacidad de metamorfosearlo todo la llevamos dentro de nuestro ADN, para ser exacto en una mutación endémica del cromosoma 36. Por fortuna no  sentimos orgullo de esta ciencia oculta que lamentablemente, no se concursa en los Nobel, pues llenaríamos galerías con los premios.
Pero López Obrador elevó esta hechicería a la altura del arte, ya que todo lo transforma de malo a peor con su ocurrente ingenio ¿O me equivoco? ¿Qué caso tiene decir que México se encuentra en bancarrota o pretender obligar al Gobernador del Banco de México a manipular la emisión de moneda o las tasas de interés? Justo antes de iniciar su gobierno, es como si un atleta olímpico que quiere ganar los cien metros, clavara sus pies y zapatillas a la pista y los remachara con un par de golpes de mazo al dedo gordo.
Algunas promesas de López Obrador fueron netamente demagógicas, como la de revertir la Reforma energética, que ahora como Presidente Electo ya aprobó, o la de eliminar el IEPS en las gasolinas como lo expresó Rocío Nahle en su augusta compañía. Otra promesa incumplida tiene que ver con la Ley de Seguridad Interior a la que criticó en el momento de su publicación, pero ahora se declara partidario de que las Fuerzas Armadas patrullen las ciudades y cumplan funciones de policía civil como en la época de Felipe Calderón Hinojosa y de Enrique PeñaNieto.
Prometió que no tendría guardaespaldas de ningún tipo, porque a él, “el pueblo lo cuida” como lo expresó en una entrevista a Jorge Ramos, y ahora tiene un equipo de líricos que se encargarán de su seguridad y de los huéspedes de México. Dice que licenciará al Estado Mayor, pero igual puede no hacerlo.
Otra compromiso muy costoso, es el de crear una zona libre en la frontera norte, reducir el IVA al 8% y el Impuesto sobre la Renta lo dejará en el 20%, y todo esto para que su candidato a gobernador, el reconocido salinista Jaime Martínez Veloz, tenga una oportunidad para ganar la elección en Baja California en julio del 2019.
Otra decisión atrabancada, que provoca las peores sospechas de ser otro participante en el reparto del botín, es el caso de la Estafa Maestra ¿Qué gana con exonerar a Rosario Robles? ¿Qué gana con calificar a la Estafa Maestra como “Circo”? Si es un hombre honesto no ganó nada, pero si no lo es, se pudo llevar unos cuantos cientos de millones de pesos al bolsillo. En cualquier caso, con su habladuría abrió la puerta a la impunidad, para que los ignotos y súper poderosos  “de arriba” queden impunes, en este fraude que acumula cuatro mil trescientos millones de pesos y el prestigio (?) de varias universidades autónomas.
¿Por qué razón propuso (Por medio del dipupalero Pablo Gómez) acabar con el Fuero, que precisamente lo protegió a él mismo entre 2004 y 2005 y gracias al cual se defendió exitosamente y como consecuencia ahora es presidente? ¿Lo hace porque la chusma lo pide o porque quiere llevar de las greñas a sus adversarios políticos a las Islas Marías? Sin el fuero Fox hubiera puesto la cabeza del tabasqueño en su Sala de Trofeos.
¿Qué beneficio obtuvo México con la ofensa estéril de nuestro héroe a la prensa llamándola “Prensa Fifí”? Cuando tiene a esa misma prensa lamiéndole las suelas ¿Qué necesidad tiene de felicitar a los reporteros que cubren sus andanzas, diciendo que se portaron “bien” y llamando corazón o corazoncito a las reporteras? Qué necesidad tiene de dar conferencias de prensa sobre naderías e insignificancias, al tiempo que repite el mismo discurso hueco que ya no sorprende a nadie? ¿Qué gana o qué ganamos?
¿Por qué pide a las víctimas que no olviden el asesinato, secuestro o desaparición de sus familiares, pero pide que perdonen a los asesinos, secuestradores  o responsables de las desapariciones? ¿Por qué degrada la Justicia, dejando la carga de su aplicación o inaplicación en las víctimas y no en las autoridades obligadas a imponerla? Es lo equivalente a convertir un bien público, republicano, en un bien del dominio privado, sujeto a negociación.
En repetidas ocasiones AMLO recomendó a los electores aceptar lo que le dieran a cambio de su voto, incluso el “frijol con gorgojo”, pero  a la hora de votar, "pues que cada quien decida" y sin embargo Yeidckol Polevnsky reaccionó airada por la compra supuesta de diputados en Morelos al módico precio de 30 millones de pesos el legislador, por lo que le exigió al gobernador electo que dejara de comprar a los diputados de Morena y que nombrara a la mitad de su gabinete, conforme lo determinara un tal “Rabin”, cuyo mérito fue cederle a Cuauhtémoc Blanco la candidatura de Morena. Hay que lamentar además las expresiones discriminatorias contra uno de los colaboradores de Cuauhtémoc Blanco, llamándolo Yeidckol Polevnsky, henchida de patriótico nacionalismo: “españolete”.
¿Para qué eligió a tantos políticos priistas mediocres para integrar su gabinete, y por qué despreció a los simpatizantes de Morena para formar parte de su gobierno? A fin de cuentas, los leales a Morena tienen en su favor el compromiso de años de lucha y en cambio, los favorecidos por el capricho de López Obrador solo pueden presumir de lazos familiares, entreguismo, servicio a corporaciones obscuras y ninguna lucha democrática por México. 
¿Cuál fue el criterio de López Obrador para formar su gabinete con pirrurris, improvisados, empresarios codiciosos y apáticos en lo político.  ¿Por qué eligió para la Secretaría de Seguridad Pública al cortesano Alfonso Durazo? Pocos tipos existen tan vanidosos, indoctos, ególatras, parlanchines y apantallaatarantados como este priista, expriista, panista, expanista, zedillista, colosista, foxista y ahora morenista y obradorista ¿Acaso el chambismo y el chapulineo ideológico tienen premio, y la congruencia castigo?
El caso del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México sobre el Lago de Texcoco, es otra bola en el engrudo de López Obrador, pues en campaña lo condenó a su flamígero estilo, pero como es normal cambió de opinión apenas ganó la elección, y ya sin coraje y sin indignación contra ese “pozo de corrupción”, cedió la responsabilidad de decidir su destino al pueblo sabio. En este acto exhibe una gran cobardía, y un innecesario despilfarro de dinero en estudios, consultas y proyectos. Nos engañó al acusar y a la hora de la verdad huir, dejando a los técnicos colgados de sus cálculos, y a los ciudadanos con una boleta de consulta amañada o de “encuesta” al etilo López Obrador.
Y por desgracia los casos abundan en los detalles, donde precisamente vive el Diablo, nuestro reformador criollo habla constantemente de “honestidad” pero su práctica es realmente extraña. Siempre utiliza a terceros que dan la cara por sus decisiones o sus indecisiones, y por eso siempre tiene la peor reversa, la de negar a sus leales como si actuaran tontamente por su propia cuenta o fueran desechables, siempre con el discurso de la sabiduría del pueblo, pero actuando en su contra grotescamente, protegiendo directa o indirectamente a los mafiosos contra los cuales el pueblo pide Justicia y no perdón, y siempre deformando la Democracia en sus antítesis: en la tómbola, en el dedazo, en la imposición, en la encuesta, en la aclamación, pero nunca cultivando a la Democracia. Si se ve urgido habla de una “democracia directa” cuando en realidad se refiere a una farsa directa.
En esta carrera de sinsentidos y barbaridades, Andrés Manuel cometió algunos agravios mayores de los cuales es inconsciente, el primero de ellos es el de colocar a enemigos jurados de la Democracia en su gobierno, los casos más diáfanos son el de Germán Martínez Cazares que se distingue en la historia del PAN, como el esbirro que Felipe Calderón impuso como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional, para que lo envileciera, hasta convertirlo en una caricatura del PRI. Así López Obrador premia a Felipe Calderón y a su achichincle Germán Martínez haciendo a este Senador de la República y además regalando a este la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social.
El caso del farsante y vividor Manuel Bartlett, es otra bola en el engrudo y no de las pequeñas, ya que el tipo no es otra cosa que un perro leal al neoliberalismo y a la delincuencia electoral de Miguel de la Madrid, de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo, a quienes obedeció en sus peores aventuras, las de la delincuencia electoral, la del peor liberalismo económico y el entreguismo de estos presidentes al Fondo Monetario Internacional y a los  banqueros del mundo, y fue hasta que el PRI abandonó a este tartufo, cuando cambió de ideas aunque no de partido, pues alega que aun hoy sigue siendo priista y vaya que lo sigue siendo. Su fuente de poder es el mismo Andrés Manuel López Obrador a quien protegió cuando este era un insignificante perico tabasqueño, y al que ahora le cobra impúdicamente los favores que le proporcionó. Se proclama   “nacionalista”, pero solo es un vividor del Poder que se cambia la camiseta nacionalista por la de anti nacionalista según convenga y sin pudor, todo para que le concedan senadurías, secretarías, direcciones nacionales, gubernaturas, diputaciones y lo que sea siempre y cuando siga amamantándose del Erario, como lo hace desde 1962 de manera casi ininterrumpida. Bartlett es un sicario de cualquier causa que promuevan las mafias del poder o los de arriba.     
El mentiroso patológico Manuel Bartlett, miente cuando afirma que no tuvo participación en el Fraude de 1988, pues él personalmente lo condujo con mano firme como Director de la Comisión Federal Electoral y como Secretario de Gobernación, declarando él personalmente ganador a Carlos Salinas de Gortari y perdedor a Cuauhtémoc Cárdenas y al Maquío. Ahora a la distancia, Germán Martínez que efectivamente transformó al PAN en la organización mafiosa que es hoy, solo tiene de heroico que soportó el tufo enervado de Felipe Calderón.En cambio Manuel Bartlett tiene otras cuentas pendientes con México.
Nada perturba a López Obrador, ni siquiera saber que entre el bando de los asesinos de 1968 esta el propio Manuel Bartlett quien nunca denunció a Luís Echeverría, ni a los priistas como asesinos políticos de los jóvenes masacrados por el ejército el dos de octubre de 1968 en Tlatelolco.  
En 2018 se conmemoran 50 años de ese trágico evento y seguramente López Obrador no tiene ni la más remota conciencia moral de lo que significa premiar a dos de los cómplices y encubridores del sesenta y ocho, el ya identificado Manuel Bartlett Díaz y Porfirio Muñoz Ledo, quienes seguramente estarán presentes en el momento en que en la Cámara de Diputados, se devele con toda pompa en sus marmóreos muros, con letras de oro macizo el nombre de “Movimiento Estudiantil de 1968”, es probable incluso que con todo descaro nuestro presidente López Obrador invite a Luís Echeverría Álvarez para que corte el listón de honor en recuerdo de la masacre, convertida en batalla gloriosa y medalla de honor de los asesinos.

Dicho todo lo anterior, con el debido respeto.

Twitter

Archivo de publicados.