Bienvenido. Eres el visitante No.

HASTA LA VISTA, BABY



Se acabó la campaña mexicana, se acabó en su versión propositiva, en su versión “cochi”, en su versión farisea, en su versión cotorrona, trágica, cómica, en la versión que usted quiera y mande, en la versión que sea, “amaitu”, “finit” dicho sea en totonaca: ¡se acabó! Quedan, oficialmente, menos días de campaña que los dedos de mi pie izquierdo, pero los candidatos ya vaciaron sus pistolas disparando a sus adversarios, lanzaron todas las trampas para pescar votantes, se transformaron o se mimetizaron como pudieron en lo que les pidieron, adoptaron nuevos hábitos para hablar, visitaron a los más renombrados estilistas, compraron zapatos apropiadísimos, coloridas corbatas, costosos aretes, viajaron, comieron tacos, abrazaron bebés y recibieron húmedos, apasionados y sorpresivos besos, y todo para ganar, todo para seducir a la esquiva victoria, pero todo eso ahora es .. historia, el final nos alcanzó, no en la línea de “meta”, sino antes, en la recta final.


Los candidatos y candidata se van a ir discreta o escandalosamente, ya lo veremos, pero nosotros nos quedamos con anécdotas, observaciones, momentos de solaz y esparcimiento gratuito, ya sabemos que quién triunfe dejará de vernos como a los amos que todavía somos y nos verá, a partir del 1 de diciembre, como a codornices, a tiernos pollitos, a sabrosos carneros y ni modo, a partir de esa fecha volveremos a ser lo que siempre hemos sido: chuletas, unas bien adobadas, otras saladitas y una que otra media correosa. Pero lo bailado ni  quién no lo quite, cuando nos apliquen sus brillantes “soluciones” y entre lágrimas pensemos: “y yo vote por este jijo de su….” También podremos recordar esos momentos de ridiculez sublime, como la carita de susto de Peña Nieto al salir de la Ibero, la mini falda de Josefina para probar que estaba buena… de salud, al místico López Obrador  cerrando sus ojitos ante los ministros evangélicos, de todas las denominaciones habidas y por haber y a Quadri, mordiéndose su serpeante lengua, al acusar a sus clones de “Políticos tradicionales”.


Recordaremos también sus buenos momentos, acaso porque en esto me falla la memoria, los dejo a su mejor criterio y superior buen gusto, pero también quedarán dentro de nuestra memoria definitiva, los recuerdos de otros actores, porque en esta elección no solo fueron protagonistas los candidatos sino también “los colados” que se metieron a la fiesta por donde menos esperábamos y esto dicho sin albur, pues cuando menos atentos estábamos, llegaron y armaron su propio agasajo en nuestras narices. Fueron los estudiantes de la Ibero y sus causahabientes del movimiento “horizontal”, “transversal”, de corte “tropical”, “ecuatorial” “equinoccial”, pero dotado con un comité que por necesidad debe ser “umbilical”, quienes a ritmo frenético, le dieron a la elección más aburrida y sosa de los últimos 20 siglos, una buena dosis de jolgorio y de fiesta, al grado de que después del último debate, 100% gratuito, el 132 fue el vencedor.


Otros protagonistas fueron los señores del IFE, que se dedicaron a lo suyo: hacer negocios; El primer debate nos costó más de 4 millones de pesos, de los cuales solo le pagaron 7 mil pesitos a la estrella de esa ocasión: la Srita. Julia Orayen, sin cuya presencia el debate hubiera sido insoportable. Otro actor sin lustre fue el presidente Felipe Calderón que aprovechó la elección para amarrar a toda su parentela y a sus “amiguitos” en diputaciones pluris, senadurías de lista y “chambotas” inamovibles; Tampoco olvidaremos al babeante imbécil y tepocata panteonera de Vicente Fox Quezada, preocupado “Hoy, hoy, hoy” por la legalización de todas las drogas, ya que al parecer el “Prozac” no le basta; Fueron también actores de la elección los asesinos y maleantes, que no dejaron de matar, colgar, descuartizar, arrancar cabezas y sembrar torsos por todo México. 


¿Y los empresarios qué? Bueno, a diferencia de hace seis años, ahora estuvieron entre los buenos, pues hasta López Obrador los defendió y se convirtió en su santo patrono y amoroso protector, por increíble que parezca, ahora no son ni malos, ni feos. Quienes si son, pero no malos, sino malísimos y  horripilantemente feos, son los medios de comunicación, acusados inicialmente por AMLO pero que terminaron siendo pateados por Josefina Vázquez Mota y sobre todo, por los jóvenes del movimiento “Yo soy 132”. La reacción juvenil obligó a estos mafiosos a intentar rectificar y aparentar ser veraces. En el artículo “Como domar a nuestra Hidra” se propone que en lo sucesivo no se gaste en “publicidad institucional” ni un peso partido por la mitad, que todos los medios de comunicación no reciban un solo centavo del Erario, ni Televisa, ni Azteca, ni la Jornada, ni Proceso, ni Reforma, para ellos nada de nada, ni agua, con lo que México se ahorraría una inmensa cantidad de dinero y dejaría de andar sosteniendo mega buitres, zánganos medianitos y parásitos de menor calado. Que vayan y …


Los que empezaron siendo feos, pero que con el tiempo se comportaron decorosamente, fueron las empresas encuestadoras, que no dejaron que las malas tentaciones los corrompieran, al menos el núcleo de mayor prestigio de las empresas de medición de la opinión pública, actuaron con profesionalismo y si bien no faltó uno que otro “prietito en el arroz”, en general fueron aceptadas por todos, incluso por quienes las criticaron en algún momento, así que el primero de julio las valoraremos junto a los candidatos.


Entre los feos y malos, destacan los dirigentes de los partidos políticos, exhibidos como recuas de facinerosos, sin más objetivos que repartirse a México como si fuera un botín, pues simulando ser dirigentes “honestos” son pillos vulgares, que merecen, a la voz de Ya!, ser puestos en la mira para erradicarlos reformando a los partidos políticos, hasta convertirlos en entidades democráticas verdaderas, con genuinas elecciones internas y no con simulaciones y farsas, esa es la mayor herencia de esta elección, para ello deberemos dejar de ser borregos, arrastrados, lacayos y levantarnos, debemos escupir sobre los candidatos a “dedazo”, también sobre los que son producto de concertaciones obscuras, sobre los que llegan por "unanimidad", sobre los que se benefician de candidaturas únicas inducidas por la escoria de la dirigencia partidista, sobre los que no sean electos en convenciones democráticas donde voten libremente sus pares. Si no estamos dispuestos a hacer  esto, valemos pura madre y las elecciones del 2012, no habrán servido para nada, habremos dilapidado nuestro tiempo y deshonrado lo que nos restaba de dignidad política.

 
Por el momento, nuestros candidatos están levantando sus brazos gritando “ya ganamos” “si se pudo” Claro que lo hacen porque los expertos en marketing electoral así se los recomiendan, no porque estén seguros de nada, pues llegó el momento en que las encuestas son irrelevantes, estamos tan cercas de la verdad, que no necesitamos sucedáneos, así que en esta elección hay que sacar el revolver de nuestro voto, apuntar según nuestro particular gusto y decirle a este proceso electoral, a su fealdad, a su maldad o a su bondad: “Hasta la vista, baby!!”

Por Antonio Limón López
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.