Bienvenido. Eres el visitante No.

LOS CALDERONES, AMLO, Y YO

El 28 de enero del 2012 publiqué el Himno al PRI autoría del joven Andrés Manuel López Obrador. Ese mismo año la candidata Josefina Vázquez Mota, lo mencionó en un debate con el tabasqueño que negó contundentemente, también negó ese día haber militado en el PRI, de esto se desdijo posteriormente, como con el caso de José Luís Abarca que primero negó conocerlo y después tuvo que reconocerlo ante las fotografías.
Nada de malo tendría que hubiera militado en el PRI, pues para él no existía en su tiempo ninguna otra opción. Pero lo negó.
Al tiempo se dijo que el autor de este himno sería ni más ni menos que el gran poeta Alberto Zentella, a la sazón partidario y amigo de López Obrador, incluso en 2015 registró como de su autoría dicho himno para liberar de esa culpa a Andrés Manuel López Obrador.
Sin embargo no es cierto que Zentella haya sido el autor de ese "himno", pues en primer lugar, Zentella es el mas notable poeta mexicano vivo, y para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad estética, literaria y mediano gusto poético, el himno al PRI, es un vil bodrio, una sumatoria de lugares comunes, es la obra notoria de un joven apasionado pero sin talento literario alguno.
Alberto Zentella es capaz de extraer de los lugares comunes poesía excelsa, es por otra parte en lo personal un hombre de temperamento atento y cordial, una persona amable, que sin duda puede sentir pasiones, pero que las expresa sin obviedad, con gracia y con talento. Ni en sueños Zentella pudo escribir un "poema" tal malo, tan obvio, tan pobre como el lamentable himno, que es vergüenza  de las letras mexicanas.
Por el contrario, Andrés Manuel López Obrador es un político de temperamento apasionado, irrefrenable, exaltado por conflictos, batallas y revanchas políticas que vive y padece intensamente, exactamente como el temperamento del autor del Himno al PRI, y es inocultable la abundancia de lugares comunes de la patriotería mexicana de los años sesenta y setentas, ese lastre es notorio en cada estrofa y en el coro.
En México solo existe un Himno al PRI, escrito por alguien de psique exactamente igual que la de Andrés Manuel López Obrador, y solo existe un Alberto Zentella que es incapaz de escribir ese asco de himno, a pesar de que lo registró como propio en 2015. Zentella lo hizo por lealtad a su amigo, ya que pensó que con eso se liberaría de su penosa autoría a Andrés Manuel López Obrador.
Admiro el talento de Zentella, pero también el de otros que cultivan el genero de las artes plásticas, y me refiero al monero Francisco "Paco" Calderón, cuyos dibujos y geniales trazos cautivan al más exigente, sin embargo sus textos son por regla general, lambiscones o colaboracionistas con los gobierno pillos que medran en este país.
Cierto día de febrero admiraba uno de ellos, y me decía cuánto talento para el dibujo y que poca o nula perspicacia al leer sus textos de labisconería vil a Felipe Calderón.
Es imposible intercambiar ideas con un monero, pues el goza del Don divino del genio gráfico, no es algo que yo haya descubierto, pues Sócrates se sorprendía del genio de los artistas y de su imbecilidad. Así que decidí en bien de la justicia en México, cambiar los lamentables argumentos, y así lo hice:

Creo que con estos nuevos textos, redimo al lambiscón de Paco Calderón ante la historia, pero sobre todo ante los mexicanos. 
Todo parecía tranquilo, pero de la noche a la mañana, el dia 20 de febrero pasado, el inefable Felipe Calderón publicó en su cuenta de twitter el siguiente mensaje:


El tuit de Felipe Calderón salió publicado en todos los diarios y encendió el debate sobre la autoría del himno infausto, pero Felipe Calderón no me dio mi debido crédito, incluso modificó mi tuit agregando el logo del PRI y el año 1983. En mi caso, hice sabedor a Paco Calderón de mi edición de sus textos de vergüenza y de sus  excelsos monos, y el himno lleva mas de 15 mil visitas, también se lo envíe a @lopezObrador_

Por Antonio Limón López








There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.