Bienvenido. Eres el visitante No.

LA UNIDAD NACIONAL SIEMPRE ES SUCIA.

No existe época o nación en el mundo en que la “Unidad Nacional” implique libertad o respeto a la singularidad, siempre que se ha utilizado ese concepto es precisamente para avasallar a la nación, a la sociedad, a cada uno de sus individuos para servir a un propósito práctico, sea este una guerra o para aplaudir a un político astuto.
La “Unidad” fue invocada aún antes de que la idea de Nación existiera, y a quienes en cualquier tiempo o geografía la han desdeñado o se han opuesto a ella, han sufrido graves consecuencias, cito a una de sus víctimas más celebres, Sócrates, cuya búsqueda de la verdad, y el uso de su método de conocer, la Mayéutica, exhibía a los farsantes y a los políticos. Sócrates ponía en duda todas las creencias y todos los dogmas y virtudes de Atenas, por lo que consideraron que atentaba contra los dioses, que introducía otros nuevos y que corrompía en consecuencia a la juventud, ya que con sus enseñanzas los jóvenes dudaban de todo, incluso de la cruenta guerra que Atenas sostenía contra Esparta. Por esa traición a la “unidad” de los atenienses, por ese contravenir a la inmensa mayoría de los atenienses.. fue condenado a muerte.
La “unión” de los reinos de Aragón y Castilla implicó la expulsión de musulmanes y judíos en el proceso español, el "Destino Manifiesto" de nuestros vecinos fue otra variante de un mito indeclinable contra los territorios de México, y así ad infinitum, hasta las atrocidades del nacionalismo socialista de los Nazis, que justificaba cualquier crimen, según su profeta Adolfo Hitler.
México es uno de esos países donde el culto a la ignorancia permea desde la presidencia, desde todas sus cámaras, y ahora también desde la rectoría de la UNAM, para cultivar nuestra forma de segregación denominada "Unidad Nacional". Díaz Ordaz apelaba a la unidad de los mexicanos contra las fuerzas externas que manipulaban a los estudiantes del 68; López Portillo lloraba pidiendo perdón porque “ya nos saquearon, no nos volverán a saquear” y reclamaba la unidad nacional para combatir a esos saqueadores irredimibles; Salinas de Gortari alzaba la espada del “Nacionalismo Revolucionario”, y claro que los gobernadores rateros mexicanos también exigen la "unidad", cuando el filo de sus uñas no puede ocultarse.
La palabra “unidad” es en México la favorita de nuestros “Bad hombres” de la política y del saqueo al Erario. La usan los dirigentes de los partidos políticos para exigir sumisión cuando imponen a dedazos a sus lacayos. Es una palabra asquerosa, repugnante y por ello me indigna la marcha por la “Unidad Nacional" contra quien sea o contra lo que sea, es obvio que esa es otra manipulación de la verdad y el sentimiento patrio capitalizado unos vivillos, que sacan utilidades con el momento histórico, y que señalan despectivamente a quienes abominamos de esa unidad artificial impuesta, en este caso por Televisa, por los empleados del gobierno federal y por increíble que parezca por algunos rectores universitarios, lo cual es un atentado contra la naturaleza de las universidades, cobijo de ideas y saberes; por lo tanto protectoras de las minorías excluidas de toda “unidad nacional”. En pleno siglo XXI el rector de la UNAM, descaradamente y sin réplica alguna, adhirió a la UNAM de hoy, a la marcha oficialista, que no es otra cosa más que otra gran farsa.
Televisa obligó además a todos sus intelectuales orgánicos y adherentes a participar en este circo mediático, donde desfilarán Denise Dresser, Emilio Álvarez Longoria (mejor conocido por su nombre nobiliario Emilio Álvarez Icaza) Leo Zuckermann, Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín, Enrique Krauze, Joaquín López Dóriga y directores obsequiosos de nuestros diarios nacionales. Carmen Aristegui no ha resuelto si se va a presentarse, ya que existe esa posibilidad pues es muy amiga de Denise Dresser, la que llevará a sus alumnos encamisetados como chamacos de Kinder.
Sinceramente, en todo tiempo y lugar la "unidad nacional" es improbable o imposible, porque atenta contra la singularidad extraordinaria de cada persona, contra su esencia ética, intelectual, y social de cada uno, y porque siempre es una unidad forzada por la humillante amenaza de traición. Es intolerable que los convocantes de esta marcha por la "unidad nacional", y que precisamente, no casualmente, son los cómplices y beneficiarios de la corrupción pública imperante en México, ahora sugieran que quienes no asistan a ella, o no la aplaudan, sean o seamos los traidores a nuestra nación.     

Por Antonio Limón López
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.