Bienvenido. Eres el visitante No.

¿Y EL GRAN DEBATE SOBRE LA MARIGUANA RECREATIVA?

El Ministro Zaldívar anunció desde los grandes medios masivos de comunicación que su fallo (Amparo en Revisión 237/2014) sobre la Mariguana, provocaría el gran debate nacional para su reglamentación, y que el Congreso tendría que regular el uso de esta droga para fines lúdicos de acuerdo con los propios criterios que expresó en su fallo. Sin embargo del famoso debate no se observan ni sus luces.
Tampoco en el Congreso se discute la regulación de la Cannabis, y las iniciativas que se han anunciado se concretan a tímidos esbozos para utilizarla como medicamento. Por su parte los diputados federales se concentraron en la rebatinga por los dineros del Presupuesto de Egresos, otorgándose a sí mismos, a cada diputado 20 millones de pesos para que puedan repartir a sus electores bolsas de galletas de animalitos y otros premios por su estupidez. A final de cuentas la labor legislativa no es tarea de la borregada que atesta a las cámaras.
Ni siquiera las cadenas de televisión y de radio, que sirvieron de templo a las profecías del ministro Zaldívar, han vuelto a recordar a la madre de todos los debates, al debate que conmovería a México y lo llevaría al paraíso de la libertad, tampoco los eminentes opinologos que entrevistaron al gran libertador, ni los decanos de la política de avanzada mexicana que aplaudieron a nuestro juez a cuatro palmas, nadie, nadie pareciera que hubiera dicho nada, como si después del fallo y de las conferencias de televisión, México se hubiera hartado o al menos saciado del tema de la legalización de la Mariguana para usos recreativos.
Sin embargo ¿Será cierto que el abandono del tema es consecuencia del agotamiento de varios días de saturación, o será que el susodicho debate no entra en los planes de nadie, excepto en los del tele ministro Zaldívar y de los quejosos, que solo quieren sentar precedentes y no fumarse ni un pitillo? No, en realidad ningún partido político tiene la estatura o los tamaños necesarios para presentar una iniciativa de ley, que autorice el uso lúdico o recreativo de la Mariguana, para eso se necesitaría el tipo de compromiso que nuestros políticos no saben, no pueden, no tienen o no quieren asumir.
El dirigente panista Ricardo Anaya, evitó pronunciarse sobre el tema, exigiendo al gobierno federal que le proporcionara información sobre la lesividad o sobre los beneficios que la Mariguana representaría para México, se indignó porque el gobierno de Enrique Peña Nieto no tuviera esa información, pero omitió recordar que tampoco la tuvieron en su momento Vicente Fox y Felipe Calderón, que fueron presidentes "panistas" de la república, y que a su manera cada uno, promueve el uso lúdico de la Mariguana o su discusión.
Por su parte el dirigente del PRI dijo:
 “El PRI ha saludado abierta y directamente el fallo del Máximo Tribunal, creo que es un fallo histórico, progresista, estamos hablando de una Corte que mira hacia el futuro y que nos obliga a todos los actores políticos a debatir al respecto, el PRI actuará siempre sin tabúes ante los temas por más difíciles que parezcan, fuera dogmas y veamos en la discusión que es lo que más le conviene a México". 
Agustín Basave, el ahora dirigente del PRD también dio su opinión en torno al fallo de la Corte sobre la marihuana, al decir: 
“yo estoy a favor, no se diga de la legalización (como) medicina sino también a favor de la legalización de la marihuana recreativa”. 
El Partido Verde a pesar de su color se opone, como también lo hacen el resto de los partidos, que esgrimen silencios, entre ellos resulta notable el de Andrés Manuel López Obrador que se opone, y en el mismo tenor se encuentra el PES. La Iglesia católica solo acepta el uso médico, y los escasos mexicanos notables que existen, guardan silencio, excepto el club de libertarios Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Leo Zuckermann, que están desde luego a favor.
El Presidente Enrique Peña Nieto se opone a la legalización de la Mariguana para su libre venta, pero apoya al famoso debate, sin mover un dedo para llevarlo a cabo.
El perredista Jesús Zambrano, quien desde octubre del 2015 dio a conocer su postura de apoyo a la legalización, anunció que como Presidente de la Cámara de Diputados instruirá para la creación de una comisión para el estudio de la legalización de la Mariguana, lo cual no implica ningún debate, por el contrario la comisión mediatizará cualquier intercambio real de opiniones, para dejarla en manos de expertos y de personajes autorizados dejando a la sociedad al márgen de cualquier oportunidad para expresarse.  
Así lo que resta es un silencio sepulcral, el Ministro Zaldívar que ya se excedió en sus visitas a los medios no puede seguir impulsando un debate nacional al cual todos están supuestamente dispuestos, pero que nadie va a iniciar y menos a promover. Así las cosas, le corresponde al Ministro Zaldívar y a “Unidos Contra la Delincuencia” hacer toda la tarea, la tarea que sería única en el mundo, la de que el supremo órgano de justicia, en nuestro caso la Suprema Corte de Justicia de la Nación, legalice el uso recreativo de una droga a fuerza de sentencias. 
El ministro Zaldívar ya ha demostrado que su fe en la causa libertaria es grande e inconmovible, pero lo cierto es que nuestra Suprema Corte de Justicia no está preparada para asumir el papel del legislador, por mucho que en aras de la libertad desprecie a la sociedad en general. Lo bueno es que no existe el riesgo de desprestigiar a la Suprema Corte con una jurisprudencia que reforme a la Ley en este sentido, pues nuestra corte se encuentra total y cabalmente desprestigiada.
De cualquier manera, este es el tema de reflexión: ¿Vamos hacia una Corte que en aras de un dogma ideológico, el de los libertarios, legisle con juicios prefabricados y calculados, para imponerse sobre los electores, sobre el Congreso de la Unión, y hasta sobre la propia constitución que a la postre estará por debajo y sometida a la interpretación libertaria del Ministro Zaldívar y su acólitos? ¿De eso se trata? ¿Estamos dispuestos a tolerarlo? ¿El Ministro Zaldívar llevará a la Suprema Corte al supremo sacrificio, en aras de su fe libertaria? ¿O existirá un partido que lo salve, proponiendo la reforma de Zaldívar ante el Congreso de la Unión, antes de que lleguen los nuevos amparos a la Suprema Corte?

Por Antonio Limón López.




There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.