Bienvenido. Eres el visitante No.

SELVA AZUL


Todavía la luz del Sol no despunta en el horizonte, todavía los silencios y sonidos de la noche lo envuelven todo, cuando como si fuera impulsado por un resorte me levanto y unos minutos después, me sumerjo en la Selva Azul de Twitter. A veces en ella llueve a torrentes, en otras ocasiones apenas es una suave llovizna la que moja a la jungla; Me dejo llevar por sus caudalosos ríos, llenos de accidentes, de cascadas inesperadas, pero también de lagos de aguas tranquilas. Esta jungla azul es el hábitat de especímenes tímidos y curiosos que se deslizan evitando tocar siquiera la maleza, sin atreverse a probar sus frutos y que solo la contemplan absortos, otros en cambio son depredadores que buscan presas entre los más débiles y corren entre su flora y fauna haciendo el mismo ruido que un jauría hambrienta, también existen otros que se suben a un punto alto desde el cual atisban sin moverse, dejando que aquella amazonia se muestre indómita pero sin siquiera rasguñarla, algunos habitantes aparentando inocencia son aves de presa, bien dispuestos a saltar sobre cualquier desprevenido.

Llegué a Twitter huyendo de Facebook, porque sus páginas amistosas, lentas, ideales para el conversar bajo el helado Sol digital, me estaban matando de aburrimiento, de cuando en cuando una bestia salvaje inesperadamente se colaba entre los senderos de Silicio y llegaba atronando con todos sus ruidos, batiendo las palmas, mostrando sus garras, dando aullidos y tirando tarascadas a diestra y siniestra, para que al poco tiempo muriera de tirisia, de aburrimiento, de flojera. Afortunadamente Blogger de Google me dio una hermosa parcela para que la cultivara con las flores y los animales no de mi agrado, sino de mi creación, ahí a diario los visito desde entonces, pero al ser la obra de mi propio capricho, no me deparaban sorpresas ni misterios, es un edén sin adanes ni evas rebeldes, sin astutos jacobos, sin vengativos hamlets, sin herejes, sin nada que no sea lo que yo mismo soy, precisamente porque www.aquimero.blogspot.com es mi creación, no me depara el placer de la cacería, del acecho, del combate, no me hiere, ni me permite herir, simplemente porque soy yo.

Admiro casi como al verdadero creador, a los inventores de Twitter, que en el cosmos cibernético, atestado de millones de creaturas virtuales, de páginas, de programas, concibieron a este paraíso salvaje y al mismo tiempo culto, desconocido y a la vista, que es la Selva Azul, porque aquí a cada instante surge una sorpresa, descubro una apetitosa presa o una bestia feroz e irracional me persigue tenazmente, en ella he encontrado el cubil donde pernocto lamiendo mis heridas, rodeado de otras personalidades con las que en ocasiones buscamos ideas para alimentarnos de ellas, para digerirlas, para transformarlas o para sepultarlas, por desgracia no solo hay ideas en cada usuario, a veces no son seres sino entes cibernéticos, maquinas repetidoras de “trends topics” o máquinas de Java, que son y se comportan como infranqueables dinosaurios que retwitean una sola instrucción que a su vez rebota en su minúsculo cerebro.

En fin, cuando llega el momento de "ser" en el “Mundo real” y salgo a disfrutar el Sol de Helio, procuro olvidar que ahora conozco al detalle las últimas noticias, incluso horas o días antes de que estas se divulguen, que conocí a interesantes representaciones virtuales de personas seguramente más interesantes, que vuelvo a confirmar que nadie en el mundo es como yo soy, que lamentablemente muchos están infectados por el deseo de ser reproducciones clónico mentales de otros y que realmente desean repetir consignas maquinalmente, quiero olvidar los feos adjetivos que a pulso me gano a diario y espero que los que endilgué a otros, no los marque en su vida, procuro recordar que con otros coincidí y compartí, precisamente, lo que es la esencia de Twitter: Las ideas y su debate, la proclamación de que solo es fanático el que acusa a otro de serlo, de que solo es libre el que se atreve a serlo, de que en el mundo virtual todos somos realmente iguales y sin embargo al recordar esa tormenta de twits, de retwits, de enlaces, de bloqueos, de noticias y de humanidad contenida, deformada, afinada o liberada, confirmo que nacimos para vivir en este mundo amarillo y al mismo tiempo en nuestras antípodas,la azul selva de Twitter.
POR ANTONIO LIMON LOPEZ
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.