Bienvenido. Eres el visitante No.

LO BUENO, LO MALO Y LO FEO.


El PRD pierde Zacatecas y gana con Gabino Cué en Oaxaca, el PAN pierde Baja California, Tlaxcala y Aguascalientes pero gana Puebla con Rafael Moreno-Valle Rosas y Sinaloa con Mario López Valdés “Malova” y el PRI barre en Tamaulipas, Baja California, Zacatecas y Chihuhua, mientras que en Durango, Veracruz e Hidalgo gana apretadamente. Todos los candidatos ganadores tienen solo una cosa en común, haber militado o haberse destacado como priistas, al menos en la mayor parte de su vida política: En el caso de Gabino Cué rompió con el PRI, de la mano con diodoro Carrasco, en el 2004; Rafael Moreno-Valle Rosas en 2006, de la mano de Elba Esther y Mario López Valdés apenas hace cien días, impulsado por su coraje. 

Pero si todos los gobernadores electos son o fueron priistas, eso no quiere decir que el futuro del PRI sea halagüeño, al contrario, los resultados ofrecen serias dudas para el partido tricolor, tampoco es bueno para el PRD que pierde su gubernatura más importante después del DF, y precisamente a  manos de un ex perredista que cambió de camiseta en el último minuto. Para el PAN tampoco la cosecha del domingo fue feliz, pues perdió Aguascalientes, Tlaxcala y Baja California que fueron sus enclaves, gana “malova” en Sinaloa, pero quien gana en grande es la profesora Elba Esther Gordillo tanto por su candidato de Puebla, Javier Moreno Valle, como por el PANAL, que estableció las alianzas más exitosas de esta elección, tanto con el PRI, como con el PAN e incluso con el PRD, no en balde se llama "nueva alianza" porque como bien se aprecia, nadie iguala a la profesora como negociadora.

Los dirigentes nacionales partidistas que obtuvieron victorias reales o solo formales, fueron entrevistados por los canales  televisivos durante la noche del cuatro de julio, excepto la profesora que evadió la celebración pública de sus estridentes éxitos, pues hubiera sido ofensivo, por ejemplo, celebrar su victoria con el PRI en Tamaulipas y acto seguido celebrar su victoria con el PAN y el PRD en Puebla. César Nava fue entrevistado con la apariencia de haber estado dos días sin dormir y si rasurarse, repitió sin donaire el discurso de que al PRI se le puede vencer y que el PAN duplicó la población a la que gobernaba, la Sra. Beatriz Paredes habló de victorias, de madurez y se dijo la primera fuerza electoral del país.

Sin embargo, desde fuera de las oficinas partidistas ¿que representa el resultado electoral? viendo sin prejuicios lo que está frente a nosotros, lo primero que salta a la vista es que la escuela de los políticos exitosos es la del PRI, lamentable pero cierto, ya que los restantes partidos, donde triunfaron, solo ofrecieron los membretes de los partidos para registrar candidatos ex priistas y seguramente para Felipe Calderón fue dolorosa la derrota de sus amigos, como en Tijuana donde perdió su favorito, el juvenil candidato a alcalde Carlitos Torres. 


Por otra parte los militantes priistas de todo el país, descubrieron que es fácil vencer a la maquinaria de su propio partido,  en pocas palabras que los dedazos, antes omnipotentes de la dirigencia priista y ahora de los gobernadores valen muy poco, cuando se tiene el coraje para romper con el cordón umbilical. Ahora los papeles se ha cambiado, pues mientras que los gobernadores priistas son ahora los grandes "designadores", en cambio el caso del PAN, ahora los dedazos los da el Presidente de la República, lo que en realidad no es una novedad.

Otro aspecto muy importante es que los organismos electorales, aún los de los estados más sospechosos de fraudulentos, cumplen con su tarea fundamental: contar bien los votos, lo que es una nueva certeza para el país, ya que todavía existe la sospecha de que las elecciones pueden defraudarse y sin embargo, los resultados de este domingo 4 de julio, nos demuestran que los procesos son limpios y confiables. También es notorio que el pueblo elector se está enfadando contra la actual inamovilidad política, pues si existen estados que teóricamente el PRI debería dominar abrumadoramente  como Oaxaca, Puebla y Sinaloa, sin descontar a Veracruz, resultaron, en el caso de los tres primeros, en derrotas estrepitosas para el aparato priista, y para sus gobernadores.


Los resultados son sorprendentes para todos los protagonistas, salvo en Tamaulipas y en Quintana Roo donde el PRI barrió, todos los demás resultados sorprenden, incluso las muy anunciadas victorias del PRI y otro tanto ocurre en el PAN, que con sus candidatos pierde todo y con los candidatos prestados del PRI (malova), de Elba Esther (Moreno Valle) o del PRD (Gabino cué), obtiene sorprendentes triunfos, que bien pueden ser la llave para convertirlo en un partido de presencia nacional al tener la oportunidad de co-gobernar con cuadros propios en estados donde nunca antes tuvieron secretarios panistas.

No solo los ciudadanos fuimos sorprendidos por los eventos de esta elección, el electorados sobrepasó a los magos de las encuestas, que a pesar de que hicieron sus entrevistas de “exit poll” durante el día, demostraron estar tan desorientados como nosotros los espectadores, Mitofsky vivió uno de sus peores días, en cambio otras encuestadoras, en particular Gabinete de Comunicación Estratégica, se cubrió de gloria. Por otra parte, sorprenden los discursos y el oficio de todos los políticos entrevistados, todos hablaron de reconciliación de dar la vuelta a la página, de gobernar para todos y si no fuera porque cada uno es único diríamos que tienen todos el mismo discurso, conciliatorio y confiado en el sistema electoral, después de tanto hablar de "candidatos ciudadanos" los candidatos triunfantes fueron los políticos en activo.

Entre tantas noticias buenas, lo malo es que todos los candidatos son el fruto de procesos internos de los partidos, que solo merecen el calificativo de corruptos y antidemocráticos, pues todos los candidatos, excepto el del PAN en chihuahua, fueron impuestos a dedo ya fuera por los gobernadores, convertidos en capos políticos o por el Presidente de la República y las dirigencias nacionales, pero sin la participación de los militantes, sin asambleas electorales democráticas, sin candidatos, también merece realzarse el franco retroceso del PRD, en los lugares donde contendió sin el PAN.

El bastión más antiguo y fiel del PAN, Baja California fue arrollado por los priistas, en una  elección donde solo acudió a las urnas el 50% de su "voto duro", en tanto que  todo el "voto duro" del PRI sufragó. Los ciudadanos estamos sumamente indignados con el nefasto intervencionismo de Felipe Calderón degradando el proceso democrático que vivimos desde 1989, al extremo de que en Tijuana solo votó el 30%, lo que incluye al voto nulo que limpiamente quedó en tercer lugar, esto es un oprobioso acontecimiento tan histórico como negativo, puesto que aquí vota efectivamente el 80% del padrón. No en balde la sabiduría popular deformó el lema panista "Tijuana en Positivo" por el de "Tijuana Impositivo"

Sin embargo es difícil interpretar lo desigual de la participación electoral pues mientras que en Veracruz la votación votó algo más del 50%; en Aguascalientes lo hizo el 54% de los electores, en Zacatecas votaron el 57 de los electores y en Sinaloa lo hicieron el 57 % de los empadronados; En tanto que en los demás casos la votación declinó, como en Quintana Roo en que acudieron el 41% de los sufragistas del Estado, en Tamaulipas, donde apenas acudió el 37 % de los electores, en Chihuahua cruzaron las papeletas apenas el 35 % de los electores; En Puebla el Instituto Electoral del Estado de Puebla no ofrece la información del porcentaje de electores que votaron y confunde a las boletas sobrantes con los votos anulados, El instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Durango se cayó durante la noche, así que no tenemos noticias;  El Instituto Electoral del Estado de Hidalgo se cayó durante la noche, sin mas información por el momento; El instituto Electoral de Tlaxcala no informa sobre el porcentaje de electores que cumplieron son sus obligaciones; así las cosas los resultados no muestran ningún porcentaje de sufragistas que llegue al 60%.

Si esperamos obtener pistas de lo que ocurrirá en la elección presidencial, la primera es que el PRI nacional no tiene poder; que el PRI está  profundamente dividido y que si no logra consenso entre los gobernadores, no tendrán un candidato con posibilidades de ganar la presidencia, algo que se antoja imposible ya que los gobernadores priistas están mejor con un presidente panista que con uno de su propia estirpe. El PRD, se encuentra en franco retroceso, salvo en Oaxaca donde es la primer fuerza electoral, pero está perdiendo presencia nacional, su única esperanza es convencer al PAN para hacer una alianza en el Estado de México y encabezarla.

Ahora el PAN deja de depender de sus propios méritos, es más importante el derrape de un PRI hegemonico pero fracturado, débil y con pocos votos. En el PAN el presidente controla al Consejo Nacional y seguramente podrá imponer a "dedo" al candidato oficial del PAN a la presidencia, su candidato es uno de sus amigos del alma, gris, cercano a la profesora y hasta el momento sin notoriedad. Unos buenos resultados en las elecciones del 2011 en el Estado de México y en Guerrero, aunadas a las de ayer, pueden neutralizar al PRI no sólo en Sinaloa, Oaxaca, Puebla, sino también en el Distrito Federal, en el Estado de México, en Guerrero, Veracruz, Jalisco, Michoacan, es decir en las grandes bolsas electorales y con ello el PAN puede darse por ganador de la Presidencia en el 2012, salvo que el partido formado por Gómez Morín y ahora manipulado por Felipe Calderón se degrade tanto que los panistas abandonen al partido, como ocurrió en Baja California, donde el PAN se encuentra indignado y peligrosamente revanchista hacia el interior. Si esto fuera una fábula, la moraleja sería "el reino de las paradojas y de las ironías no es el de la literatura, sino el de la política"


Por Antonio Limón López.
Si llegó hasta aquí, seguramente se interesará del siguiente artículo:
>>ENTREVISTA CON EL PRI

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.