Bienvenido. Eres el visitante No.

ENTREVISTA CON EL PRI.

Pocas oportunidades se presentan para entrevistar no a una persona, sino a una forma de vida incorpórea, pero totalmente activa y poderosa que ha transformado a millones de personas y que además lo ha venido haciendo a lo largo de sus más de setenta años.

Ha influido a intelectuales, a escritores, a todos nuestros gobernantes y a todos los políticos e incluso diseñó los programas de estudio desde las  primarias hasta los doctorados de todas nuestras universidades, tanto públicas como privadas y que ha logrado no solo hacer historia sino reeditarla, para amoldarla a la imagen de si mismo, la cual ha ido trazando con pulso trémulo y cambiante, pero con una tinta tan indeleble que se ha tatuado dentro de la piel de cada mexicano, incluidos sus más acérrimos adversarios y detractores. 


Nuestro entrevistado, que goza de cabal salud, ha sido desahuciado en un par de ocasiones pero no solo logró sobrevivir a los más negros augurios, sino que hoy nos visita remozado, vistiendo un envidiable traje Armani, pero sonriente nos muestra la etiqueta en la manga del saco que dice “Made in México” marca “Matlalcuéyetl” diseñado y fabricado por las industrias textiles de Tetlanohcan.


Viene feliz como una castañuela y  presume que su salud es inmejorable -que esta tan de moda- que sus contrincantes quieren parecerse a él, pero sentencia que ninguna imitación es mejor que el original, y aquí lo presentamos a usted sin mayor trámite, es el Partido Revolucionario Institucional, el PRI como todo mundo lo conoce.


-ALL.- Señor PRI, ¿que nos puede decir de su origen, de sus padres, de su familia?


-PRI.- Nací con el nombre de Partido Nacional Revolucionario, quien me concibió fue Mr. Dwight W. Morrow, el célebre embajador de Estados Unidos de América en México que convenció a mi otro papá: Plutarco Elías Calles que no intentara reelegirse, porque por esa época -estamos hablando de 1928, cuando muere Álvaro Obregón y cuando todavía seguía la guerra con los cristeros- ocasionaría que sus enemigos (los obregonistas inconformes) se levantaran y también le advirtió que la opinión pública de Estados Unidos veía con desagrado eso de tener cerradas las iglesias y peor aún, que esa guerra siguiera de mal en peor, mi padre espiritual le dijo a mi padre carnal, “General, usted debería convertirse en el guía de México por muchos años, formando un partido donde quepan todos los revolucionarios y también todos los demás, incluso sus enemigos y manejarlo nombrando presidentes y gobernadores sin que tengan que matarse para ello…”.


La idea le pareció genial a mi papi Plutarco Elías Calles, que entonces me bautizó (es un decir) como PNR y con la bendición de la embajada norteamericana se convirtió en “El Caudillo” y conforme a lo planeado designó a los presidentes peleles Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo L. Rodríguez y a Lázaro Cárdenas del Río, pero cuando este último renegó de Elías Calles y con la ayuda del nuevo embajador (of course) lo expulsó del país, incluso le expropió sus casinos de juego y para borrar toda la obra de Calles, me refundó en 1939 con el nombre de Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y Cárdenas se contentó con designar a Manuel Ávila Camacho para que lo sucediera en la presidencia, cosa que fue muy del agrado norteamericano, así hasta que el 18 de enero de 1948 Don Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdez (el candidato designado por Ávila Camacho) me cambiaron de nombre por tercera vez y espero última para ponerme  Partido Revolucionario Institucional.


ALL.- Se habla que todos estos cambios de nombre obedecieron a profundos cambios ideologicos del partido ¿Es esto cierto?


PRI.- No, no es cierto, la única ideología que he tenido es la de ser un instrumento de control político del presidente en turno, para designar candidatos y para que el propio presidente designe sin problemas mayores a su sucesor, soy el instrumento que reparte las sobras del poder entre la militancia ciega, sorda y muda y que reparte las rebanadas grandes entre los amigos del presidente hasta que llega el siguiente.


ALL.- ¿Pero usted es de izquierdas?


PRI.- No, de ninguna manera, difícilmente puede encontrarse un partido más de “derechas” que lo que fui con Salinas de Gortari o con Miguel Alemán!


ALL.- Pero usted expropió las empresas petroleras extranjeras, ¿no es eso algo de izquierda?


PRI.- Bueno, expropiamos a las empresas petroleras inglesas, que tenían el 90% de los yacimientos petroleros mexicanos y con ello nos afiliamos a la Doctrina Monroe de "América para los americanos" y al corolario sobre esta del Presidente Theodore Roosevelt. En un principio algunas empresas norteamericanas se opusieron, pero ya que se enteraron de cuales eran los propósitos de la expropiación: retirar las concesiones a la compañía inglesa “El Aguila” y sus filiales británicas, otorgadas por Porfirio Díaz y ratificadas por Francisco I Madero, guardaron el discreto silencio y a la postre se convirtieron en nuestros principales compradores de petróleo crudo a precio de ganga o de rebatinga y cuando los árabes crearon la OPEP, de inmediato México fue su principal enemigo, al vender nuestro petróleo al precio que nuestros vecinos quisieron comprarlo y así hasta que la acabamos.  ¿Es eso ser de izquierdas?


ALL.- ¿Entonces es usted de “derechas”?


PRI.- Claro que no, varios presidentes priistas han hecho uso de un lenguaje de “izquierdas”admirable, aunque a la hora de la verdad, sólo han acatado las instrucciones de Estados Unidos de América. En realidad no tengo ninguna ideología y puedo sostener cualquier postura sin entrar en ninguna contradicción, lo único importante es operar para controlar y desmantelar cualquier propósito democrático en México y conservar a los mexicanos como a borregos, eso es todo.


ALL.- Pero si eso fuera cierto, entonces también el PAN, bajo Felipe Calderón sería priista?


PRI.- Exacto y así lo es, Felipe Calderón es uno de mis padres, pues practica la misma doctrina y propósitos partidistas que mis padres Plutarco Elías Calles, Lazaro Cardenas y Miguel Alemán, sólo que con mi presidente Felipe Calderón me hago llamar PAN.


ALL.- ¿PAN? ¿Partido Acción Nacional? ¿Esta usted bien de la cabeza? Pues es el PAN el primer adversario del PRI.


PRI.- (Sonriendo) Eso fue en un principio, cuando el PAN era dirigido por una partida de ilusos e imprácticos que creían que los mexicanos podíamos tener democracias verdaderas, pero si usted observa con atención el PAN de Felipe Calderón esta corporativizado y quien decide todas las candidaturas es el propio presidente que utiliza al PAN como a un simple instrumento de control y no le permite que cumpla la misión de un verdadero partido. El PAN y yo somos simples apéndices del poder presidencial, por ende somos lo mismo.


ALL.- Entonces si no es ni de izquierda ni de derecha, pero se inserta en una realidad nacional donde incluso su primer adversario es a su imagen y semejanza ¿Entonces usted es el partido nacionalista por excelencia?


PRI.- Soy falsamente nacionalista, pues aunque mi traje dice que es hecho en México por manos mexicanas, en realidad es hecho en Italia y aunque juro que lucho por la economía de México, todos los priistas en cuanto tienen algo de dinerito, lo depositan en el extranjero y claro, en cuanto pueden se van a vivir a Estados Unidos de América y eso lo hacen todos los políticos y empresarios genuinamente priistas, como a los del PAN, los del PRD y todos, todos absolutamente todos los mexicanos. Mi nacionalismo es un verdadero nacionalismo a la mexicana, es decir de a mentiritas.


ALL.- (Escandalizado) ¿Entonces cual es su ideología?.


PRI.- La más pura y auténtica simulación. Esa es la doctrina que practico y en la que realmente creo, hasta que me convenga. Esto me ha permitido estar en el poder desde antes de que Mr. Morrow le hablara al oído a Plutarco Elías Calles y por fin, me diera nombre, logo y colores, actualmente tengo dos bonitos trajes nuevos una es azul y blanco y otro tiene un sol azteca, por cierto que me quedan muy bien.


ALL.- Creo que después de tanta sinceridad, debo decir gracias y hasta pronto.


PRI.- El agradecido soy yo, generalmente no puedo hablar con claridad y no me debes despedir con un “hasta pronto” sino con un “hasta siempre”, pues nunca me he ido y creo que aquí estaré hasta el fin de los tiempos.
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.