Bienvenido. Eres el visitante No.

¿Y EN EL PRI.. QUE?


Nadie es tan leal a sí mismo como el PRI, lo podrán acusar de todo menos de incongruencia, como lo demostró durante su “proceso interno” en Baja California, en el que hablando como siempre de Democracia, de mayorías, de elecciones libres, de sectores, volvió con renovada pasión para refrendar su naturaleza antidemocrática. Ganó el candidato oficial, el empresario Carlos Bustamante Anchondo y para que no haya dudas de cómo estuvo la “votada”, sabemos el resultado (¿será oficial?) proporcionado por el diario priista El Mexicano que precisa que Carlos Bustamante Anchondo obtuvo 958; José Luis Ascolani García 42 y Rafael García Vázquez, obtuvo apenas 13 votos.


Desde finales del año pasado los priistas hicieron gala de un lenguaje democrático digno de admiración, hablaron de que las candidaturas priistas serían consecuencia de un limpio proceso interno, donde todos los priistas tendrían derecho a votar y donde los priistas que lo quisieran podrían ser candidatos -cumpliendo unos cuantos requisitos-, así los priistas alegaban que el PRI era un ejemplo democrático en Baja California, a diferencia del PAN donde Felipe Calderón impondría a su amigo Carlos Torres como candidato del PAN y recordaban que así lo hizo "germancito" con su "amiguito" Gastón Luken Garza imponiéndolo en Tijuana. El PRI juraba y claro..¡perjuraba! que él sí era democrático y que sus candidatos emergerían de limpios procesos electorales.


Pero,como siempre, llegada la hora de la verdad, el 18 de febrero, apareció el chamuco al darse a conocer la convocatoria del PRI para de$ignar candidatos a munícipes y diputados, que por cierto, esa "convocatoria" es todo un mamotreto, una obra maestra de lo innecesario, de lo absurdo, de lo aburrido, un texto infame, abultado, enorme, tedioso, incomprensible con un lenguaje superfluo, equívoco y donde cualquiera, con alguna neurona gris en la cabeza, puede descubrir las trampas, los trucos y el engaño, incluso así lo dio a entender el Delegado Nacional del PRI Heriberto Ramos Salas, quien se explayó ante la prensa escrita ”..se trata de métodos tradicionales del instituto político que pretenden primordialmente preservar la unidad en las filas de la organización.”, “Son reglas muy transparentes, que se definieron en base a una intensa consulta previa que se llevó a cabo tanto entre los sectores y las organizaciones, como entre los propios priistas…”, “Si más de uno desea entrar a la contienda, será bienvenido. Pero buscaremos la unidad y eso quiere decir que trataremos que al final el PRI salga lo menos raspado posible, con fortaleza suficiente para aspirar a la victoria”, lo dijo sin riesgo a sabiendas de que los priistas no leerían ni sus propios epitafios.

Para ese momento el candidato por el cual estaban volcados los priistas era Mario de Jesús Escobedo Carignan, un priista que desertó del PRI para asumir la Delegación Baja California de la Secretaría de Economía durante el gobierno de Vicente Fox y que actualmente funge como Presidente de la Cámara Nacional del Comercio de Tijuana, por cierto finalmente no se inscribió como parte del elenco en la comedia priista, pues es sabido que este artista del equilibrio no da paso en falso.

En realidad las candidaturas estaban siendo “$ope$ada$” en la ciudad de México y claro que por razones precisamente de pe$o el de$ignado fue el anciano junior Carlos Bustamante Anchondo, cuyo lema es y tiene que seguir siendo “billete mata carita”.


De los encampanados el único que se inconformó fue otro otoñal personaje del PRI en Baja California, Rafael García Vázquez (en el PRI bajacaliforniano los chavales andan por lo general en sus “sesenta”, sin contar a los pega-engomados y a los juniors), quien cuando se dio cuenta que tanto el padrón del PRI como la lista de delegados acreditados para la convención la hicieron “rollito” y la desaparecieron, para substituirla por otra, donde ¡¡magia!! el 99% de los delegados eran los amigos del alma de Bustamante, más los candidatos a munícipes y a diputados locales y dos o tres dirigentes estatales y municipales, fue a su casa recogió el tinte para el pelo, los "chochos", las pastillas para la artritis, sus amuletos de la buena suerte y partió en el primer vuelo que encontró rumbo a donde se hace y deshace, a la mera capirucha a entrevistarse con su “amiga” Beatriz Paredes Rangel para "arreglar las cosas", en cuanto llegó con todo y maletas se fue a las oficinas del PRI, donde ni con huelga de hambre ni porque se plantó bajo el monumento de Plutarco Elías Calles, logró que lo recibiera su querida amiga.

Consumada la farsa, los priistas ya no hablan de Democracia sino de lo mismo de siempre, "institucionalidad",  "disciplina" y "unidad", pues a pesar de la faramalla que montaron con las casillas, la convocatoria “patito” y la elección amañada, saben que llamar a ese esperpento como “proceso democrático” es ofensivo hasta para ellos mismos, que tienen tanto aguante en eso de balar y comer lo que les arrojen sus pastores desde las oficinas del PRI en el Distrito Federal. ¿Serán, por cierto, visitantes asiduos de las oficinas del nuevo PAN?


POR ANTONIO LIMON LOPEZ


NOTA.- Quienes leyeron este artículo se interesaron por este otro> Carlos Torres, el pepe, el-chuy y otros.html

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.