Bienvenido. Eres el visitante No.

CESAR NAVA, EL LIDER DEL PANISMO



César Nava dijo lo que todo mundo sabe, que la propuesta de elevar en un punto porcentual al IVA, no es una propuesta del Presidente Felipe Calderón ni del PAN, es una propuesta priista, eso es todo lo que dijo el que firma como dirigente panista, una minucia, una nadería, una insignificancia, una nada, debería haber pasado desapercibida, pero los priistas se hicieron los agraviados, los ofendidos, se comportaron como si les hubieran mentado esa, esa que no tienen y se razgaron las vestiduras, hicieron un “pancho” de proporciones colosales hasta el punto que César Nava se quedó atónito, con la boca abierta,… pobre no supo la que armó.


Entre los villanos y esta es una comedia bufa de villanos, sin héroes ni heroínas, no existe proporción, ni una escala de valores, ni prioridades patrióticas, lo único que existe es la farsa, el escándalo, la humillación al caído y para eso hay que sobreactuar como señoras de mala nota, no para defender una dignidad que no tienen, sino para gesticular como ofendidos en su honor, pero ¿Por qué? . . Pues por nada, nuestros legisladores actuaron dando importancia a lo insignificante, para educarnos como a un pueblo banal, superficial, carente de sentido de las proporciones, del valor de las cosas y por lo tanto para educarnos en la degradación progresiva y aquí estamos, indignados con el aturdido de César Nava a quien el Presidente puso de testaferro en la dirigencia del PAN.


No contentos los panistas con tratar a César Nava como a un "tonto de capirote" (lo que sea que esto signifique), dizque para desagraviar a los priistas, el Presidente mandó al Secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont, al que le estaban saliendo telarañas mientras espera a los dirigentes del SME, para que regañara públicamente al dirigente del PAN, quién a pie juntillas tuvo que aguantar al Secretario “¿Pero quien te piensas que eres?- le espetó a la cara Fernando Gómez Mont- No, no, eres mas que un simple empleado del Presidente, tampoco estás para pensar nada, ni para opinar y si no te gusta, te largas”, César Nava apenas tuvo tiempo de decir “quiero hablar con el Presidente” y el secretario marcó desde su celular y se lo dio:


- CN. Felipe, he estado tratando de comunicarme…
- FC.- No te preocupes César todo va a salir bien, nada mas ponte de acuerdo con Fernando.
- CN.- Me trató muy mal..
- FC.- Eso es lo que parece, parece Elmer Grullón (risas) pero no es su intención, además lo trae muy estresado el tal Esparza porque no lo pela.
- CN.- Yo no dije nada malo, sólo que …
- FC.- (Interrumpiéndolo) Ya te dije no pasa nada, todo se va a arreglar, ¿Por qué no te tomas unos días de vacaciones? Anda vete a Disneylandia, o a Legoland, ya se, a Six Flags, para que te relajes, te puedo conseguir unos pases especiales para que no hagas colas. ¿Cómo la ves?
- CN.- Me voy a quedar.
- FC.- Pero calladito, no digas ni contestes nada, ¿eh?
- CN.- Esta bien, Felipe ya no digo nada.


Ya mas calmado, le regresó el teléfono a Gómez Mont y mientras este limpiaba su celular de lagrimas y mucuosidades, César Nava le dijo hipando que se iba a quedar, pero que no iba a decir esta boca es mía, a lo que el Secretario le sonrió y le dijo “muy bien muchachito”


De esta manera se escribió otro episodio grotesco en la historia de nuestro Congreso y de la República, mientras los priistas, perredístas, verdes y demás se regodean (¡que friega le paramos al nene, ja, ja, ja!) mientras voltean a ver la solitaria curul de César Nava, el “líder del partido del gobierno”.
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.