Bienvenido. Eres el visitante No.

Rickettsia, se llama la muerte


(Fotografía de la niña Jaquelín López Gutierrez, muerta a sus 10 años de edad por Rickettsia. En memoria de su bella y breve vida)


Desde que los norteamericanos entraron en posesión de las montañas rocosas, supieron de una enfermedad que diezmaba a los pobladores de esa cordillera. Sabían que desde la época virreinal, los españoles y nativos abandonaban sus posesiones o morían si se quedaban, a consecuencia de una terrible y desconocida peste. 
En 1906, Howard Taylor Ricketts, estudió la letal “Fiebre de las montañas rocosas”. Ricketts descubrió que una vez que el sarpullido aparecía en la piel de los enfermos, en unos cuantos días sobrevenía la muerte. La fiebre atacaba a personas de todas las edades, pero se ensañaba con los niños que intentaban sobrevivir por más tiempo y que por eso, por ese aferramiento a la vida, sufrían más. 
Ricketts descubrió que el agente patógeno era la garrapata que abundaba en esa región y que llegó infestando a los perros traídos por los españoles. Estos insectos, resultaron el agente ideal para la incubación y transmisión de la enfermedad a la población humana. 
Así se comprendió porqué estas bacterias, a pesar de existir desde siempre en la zona, no se habían manifestado como una enfermedad, pues en esa región no existía el agente patógeno necesario y por eso mismo la población precolombina nunca la padeció. La garrapata fue y es el vector que necesitaba la enfermedad para su incubación y para su propagación. 
Ricketts no encontró cura para la enfermedad, pero tratando de encontrarla se contagió y murió en 1810. A la muerte de Ricketts, el gobierno norteamericano preocupado por los riesgos de contagio pidió la colaboración del Instituto de Enfermedades Tropicales de Hamburgo, entonces el más avanzado en Epidemiología, el cual comisionó a Stanislaus Von Prowazek que confirmó los hallazgos de Ricketts, entre ellos que la garrapata era su agente transmisor y al igual que Ricketts se contagió y falleció en 1915. En sus informes, Von Prowazek llamó a la enfermedad “Rickettsia”. 
La Fiebre de las Montañas rocosas, o como se llama hoy en día, Rickettsia, RMSF (Rocky Mountain Spotted Fever), Fiebre manchada o moteada de las Montañas Rocosas (FMMR), Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas se convirtió en la enfermedad más despiadada y aterrorizante, nativa de lo que hoy son los Estados Unidos de América. Los primeros casos reportados eran todos fatales, hoy se sabe que sin tratamiento en la versión mexicana el 30% son fatales.
En 1928, con el invento de la penicilina, los tratamientos fueron regularmente exitosos siempre y cuando se medicara dentro de los primeros siete días a partir del contagio. En 1953 las Tetraciclinas mejoraron los resultados y actualmente la Doxiciclina se considera el tratamiento ideal para todas las rickettsias. 
La historia de la RMSF es una historia de éxito, se extendió hasta Nueva York y a casi todos los Estados Unidos, país que por fortuna es la potencia científica y tecnológica número uno del mundo, otra historia sería si se hubiera originado en la India, en África o en China, donde seguramente se habría convertido de una enfermedad endémica a una epidemia y ahora sería, un verdadera pandemia mundial. 
Por desgracia una variante de la rickettsia escapó de Estados Unidos de América y se aclimató en la frontera norte de México, en un lugar donde prevalece la miseria, la falta de higiene, en la colindancia de la planta de tratamientos de aguas negras, entre canales contaminados a cielo abierto, con un clima ardiente, que ideal para las garrapatas, y con una gran población humana y de perros infestados. 
Aquí la Rickettsia encontró su verdadero paraíso en la colonia Los Santorales de Mexicali. Además de las condciones ya mencionadas, debemos agregar la desatención, el descuido y la falta de valentía de nuestros gobernantes, que son características del centralismo mexicano. 
La experiencia clinica en Mexicali muestra que los infectados de Rickettsia en Mexicali, sea la que sea su edad, pueden sobrevivir si son diagnosticados y tratados adecuadamente antes del sexto o séptimo día posterior al contagio, entonces pueden ser medicados exitosamente con Doxiciclina en cualquier presentación, pero desgraciadamente los primeros sintomas del padecimiento pueden confundirse, a final de cuentas los dolores de cabeza, de estómago, la calentura, el mareo, el dolor muscular, son síntomas demasiado comunes, y normalmente el paciente es diagnosticado cuando ya transcurrió la etapa de la incubación. 
Cuando aparece el exantema (sarpullido), significa que la infección ha sido adsorbida por todo el organismo, que ha madurado y entonces se manifiesta con ese sarpullido, que no solo se encuentra en la piel, pues se encuentra en todo el organismo, en todo el tracto digestivo, en todos los órganos, en el hígado, en los riñones y en los pulmones (Como se muestra en la fotografía), en todos los músculos. Hasta mediados del siglo XX, nadie podía sobrevivir a esta etapa, ahora es curable, pero para ello la única cura segura es la Doxiciclina Intra Venosa (IV) la cual NO se produce en México, por ello NO se encuentra en ningún cuadro oficial mexicano de medicamentos. 
Ningún laboratorio produce en México a la presentación intra venosa, existe en jarabe, tabletas o cápsulas, pero estas presentaciones no tiene la suficiente "potencia" para detener a la enfermedad a que nos referimos cuando ya apareció el exantema, cuando ya transcurrieron los primeros 7 días. A partir de este punto lo único efectivo al 100% es la Doxiciclina Intra Venosa, que NO se encuentra en México, pero sí en Estados Unidos al precio de 300 dólares la caja con las ampolletas necesarias. 
Los médicos en California obtienen en 48 horas resultados exactos de los laboratorios y de inmediato inician el tratamiento con Doxiciclina Intra Venosa, no pierden un minuto y el paciente sale sin imaginar el peligro en que estuvo. Los médicos en Mexicali carecen de laboratorio y solo confirman cuando ya es INDISPENSABLE la DOXICICLINA INTRA VENOSA, así que recomiendan a los familiares del paciente que compren el medicamento en California y lo traigan de inmediato, esto no es algo sencillo, es necesario conseguir la receta y tener el dinero para comprar el medicamento, por desgracia los pacientes son pobres y pocos lo consiguen, por lo que para los que carecen del dinero en efectivo, la muerte es el desenlace invariable. 
Los directores de las instituciones de salud pública, no pueden comprar los medicamentos en Estados Unidos pues existen restricciones insalvables por parte de la burocracia centralista, que no considera a la Rickettsia como una emergencia nacional, pues no afecta al Distrito Federal, ni al Estado de México y tan solo está matando en Mexicali a unas diez personas al mes durante el verano y además son personas pobres.  
Esta matanza, evitable al 100%) va en aumento, ahora los casos ya no provienen exclusivamente de "Los Santorales", sino que en 120 colonias existen evidencias de que ya se encuentra la Rickettsia, incluso colonias de clase media. Peor aún,  ya no son solo casos de Mexicali, la enfermedad ya se radicó en Sonora y Chihuahua. Si los burocratas del Distrito Federal pusieran atención, los casos ya menudean en todo el norte mexicano. 
Tan sólo en el Hospital General de Mexicali, hasta el 3 de julio se habían reportado 31 casos, 20 de ellos confirmados, siete probables y cuatro asociados y se han registrado once defunciones, además de cuatro personas hospitalizadas. A este dato hay que sumar los casos del Seguro Social e ISSSTE. 
El Doctor Moisés Rodríguez Lomelí, encargado del area de Epidemiología del Hospital General de Mexicali, dijo a La Voz de la Frontera, en nota publicada el 3 de julio que “.. los epidemiólogos expertos dicen que si en un conteo de garrapatas, el 7% está infectada con rickettsiosis, hay que encender las alarmas.. en Mexicali el porcentaje llega al 35% y no hemos hecho nada". 
El centralismo asesino impide a las acobardadas autoridades médicas de salud pública en Baja California tomar decisiones para salvar la vida de estos niños. Los políticos del Distrito Federal consideran más grave a la emergencia humanitaria de los niños migrantes, a final de cuentas los que van a morir este año POR FALTA de la Doxiciclina Intra Venosa a nadie le importan, no son niños migrantes, no viven en la Casa Hogar de Mamá Rosa en Zamora Michoacán, no están en una estación migratoria de Estados Unidos, solo son simples niños mexicanos pobres, niños locales a los que sus papás ocultan de las cámaras de televisión porque el sarpullido rojo nubla su espléndida belleza. La Rickettsia es una enfermedad fea, que carece de marketing en la televisión, que no le interesa al canal de las estrellas, ni a ningún dueño de los partidos políticos nacionales. 
El centralismo atemoriza al Secretario de Salud del Estado, pues no puede autorizar compras de medicamentos a Estados Unidos siendo tan costosos y sabe que en el Distrito Federal no autorizarían esas compras, a menos que muera el hijo de algún prominente empresario, o del Secretario de la Función Pública o que despierte el morbo de Joaquín López Dóriga. 
En cuanto al gobernador del estado, Francisco Vega de la Madrid, a este solo le interesa el Teletón, nuestro gobernador quiere acudir al Televisa con la bolsa de oro más grande, por eso los muertos por Rickettsia tampoco le importan. Pobres niños locales, sin glamour y sin relieve, ignorados aquí y con mayor razón allá en el Distrito Federal. Mala suerte para ellos que mueren de una enfermedad curable para todos menos para los pobres, mala suerte niños ... nacieron en México.
Si existe alguien a quien le importen sus  breves vidas, solo es a sus padres que para colmo son ignorantes, pobres y mal olientes. Los programas de Desarrollo Social que incluyen despensas con frijol, sal, nescafé, una lata de atún, no contienen Doxiciclina Intra Venosa. Por desgracia este año no habrá elecciones en Baja California y con ello se escapa la unica oportunidad de que las cámaras de televisión capten el final de sus vidas encantadoras y alerten a un país endurecido, apático e indiferente. Así que morirán en el remoto norte, en silencio, ignorados, anónimos y pronto serán olvidados.... hasta que la mortandad sea de proporciones apocalítica.
Sr. Gobernador, Sr, Presidente, reaccionen, están advertidos.

*NOTA.- El Senador Blasquez denunció estos hechos el 23 de julio en el Senado y pidió medidas urgentes al Presidente de México. El Secretario de Salud del Estado Miguel Osuna Millán fue removido el 29 de julio, pero la COFEPRIS NO autoriza la adquisición de Doxiciclina Intra Venosa, por lo que el suministro está en la decisión valiente de los administradores de los hospitales públicos que la adquieren indebidamente, doblemente gracias. 

Por Antonio Limón López. 
Sígueme en Twitter 
Léeme en Pinterest 
Seamos amigos en Facebook
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.