Bienvenido. Eres el visitante No.

2013, EL AÑO QUE NOS CHAMAQUEARON


Tenemos que reconocer la exitosa gestión del presidente Enrique Peña Nieto, y esto a pesar de las críticas de sus más acérrimos rivales, ya que en doce meses nos hizo un faenón bárbaro, en ese lapso nos abanderilló con el “Pacto por México”, nos capoteó por todos los cuartos del redondel, y practicó en nuestra humanidad todo tipo de suertes, desde las verónicas, las medias verónicas, las navarras, las gaoneras y delantales y hasta la del farol, en suma, de todo. Claro que finalmente se llevó todos los apéndices y el aplauso del duopolio televisivo y achichincles noticiosos.
Nadie en toda la historia de México fue tan exitoso en su primer año, ni Salinas que como Calderón, se plantó en Los Pinos las 24 horas del día para evitar que lo sacaran en vilo, ni Zedillo cuyos primeros dos años fueron de crisis financiera por el "error de diciembre", ni Fox que dedicó sus seis años a la frivolidad, menos los demás presidentes que vivieron de crisis en crisis. Peña Nieto, en cambio, tuvo su año de luna de miel presidencial,  y la aprovechó.
Se concentró en las “Reformas estructurales”, es decir en la mitología creada por nuestros ineptos ex presidentes para justificar su intrascendencia, y para realizarlas se sirvió de sus "adversarios" en un “pacto de oropel”, los elogió, les dijo palabras al oído y finalmente les dio atole con el dedo. Con Gustavo Madero y Jesús Zambrano en el papel de comparsas, logró aprobar las míticas reformas estructurales.    
La educativa fue la primera de este año, la fiscal la logró al 99% de lo planeado, la financiera fue a su gusto, la de telecomunicaciones ídem, y acaba de darnos la estocada con la política y con ella viene a trote ligero la energética. ¿Podría pedir algo más? Bueno, de propina, hasta el Código Procesal Penal Único y centralista nos va a endilgar.
Sin duda es el personaje del año, el ejemplo del mexicano triunfador, pues logró hacer lo que ningún otro presidente pudo. Por desgracia eso no quiere decir que a los mexicanos nos haya ido bien, pues nuestro presidente solo nos chamaqueó. Millones de ilusos se fueron con la finta y creen que ahora sí, que gracias a esas reformas México será  democrático, que ahora si tendremos diputados y senadores pensantes y no un par de recuas en las cámaras, que nuestros niños competirán en matemáticas con los japoneses dejando a los nipones viendo estrellitas. Millones de atarantados mexicanos creen que nuestros maestros serán la admiración de Suecia y de Corea, que Pemex será el modelo de empresa petrolera mundial y que el “milagro mexicano” ya nos alcanzó.
Por desgracia nada de esos es cierto, la reforma laboral no aportó ni un solo nuevo empleo, al contrario perdimos muchos desde su aprobación. La reforma educativa solo logró que el presidente se echara a la bolsa al SNTE y que Juan Díaz, su líder máximo, se le entregara incondicionalmente!!!. La reforma fiscal conserva el tono centralista a la Antonio López de Santa Anna y los estados siguen siendo observadores y siervos de nuestra nueva alteza serenísima, carecen de dinero, están en la miseria y sin posibilidad de tenerlo, salvo que vayan de rodillas a suplicar a Los Pinos.
En lo político se acentúa el poder de las cúpulas partidistas, la reelección de diputados plurinominales y la de senadores de partido es el mayor logro clientelar de una reforma asquerosa. El INE es la burocracia para crear nuevas plazas las cuales se repartirá la partidocracia centralista, nos costará cientos de millones de pesos indemnizar a los actuales consejeros del IFE pero así todos estarán felices y no habrá molestos amparos. Para colmo, ahora desde la capital se impondrán a los funcionarios electorales de los estados. ¡Viva la chilangocracia!
Con el petróleo también nos van a dar atole con el dedo, es seguro que lo entregaremos de una forma idiota e indigna. Si lo concesionamos lo perderemos, el concesionario lo venderá a quien quiera, al precio que quiera, cuando quiera y según le convenga, y si lo dejamos a los “contratos que la ley reglamentaria determine” Pues estaremos dándolo sin saber cómo, ni a quién, ni por cuánto, a fin de cuentas estaremos en manos de los tribunales internacionales o de los amigos del presidente y de sus chalanes. 
Pero no debiéramos sorprendernos, el mismo creador chamaqueó a este país, !Sí! le dio petróleo y grandes territorios, mares con especies únicas, excelsa vegetación, montañas de plata maciza, le dio todo y de todo, pero también nos puso en él !A nosotros los mexicanos! !Al PRI, al PAN, al PRD, a la izquierda,  a la derecha y al centro, a diputados, senadores y a políticos mexicanos! No se midió...!Pero que ganas de joder! Así que 2013, es el año en que por enésima ocasión ... nos chamaquearon.
Por Antonio Limón López.
Para pensar diferente! 
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.