Bienvenido. Eres el visitante No.

Valentín Trujillo, actor y personaje.

Valentín Trujillo murió el 4 de mayo del 2006, las noticias refieren que este actor a los 55 años, nació el 28 de marzo de 1951, murió víctima de un paro cardíaco, agregan que fue el protagonista de un medio centenar de largometrajes.

Valentín Trujillo encarnó a personajes de lo que ahora se denomina "de frontera" ese lugar que permanece sin conquistar, en el que las reglas de la civilización apenas se están construyendo. Así Valentín interpretó a defensores de una ley en entredicho, a vengadores forzados, a héroes anónimos y sin duda, en Estados Unidos habría sido un segundo Clint Eastwood, pero en México no existe reconocimiento posible ni reciprocidad económica para un artista talentoso como lo fue Valentín.

En una entrevista que le hicieron a Valentín Trujillo,   unos cinco años antes de su muerte, el actor relató que a pesar de que filmó un gran número de películas, nunca ganó dinero en ellas, recordaba que en cierta ocasión, por necesidades del guión fue neceario destruir un automóvil deportivo relativamente nuevo y que él, en ese momento no tenía automovil propio, a pesar de ser el protagonista de esa filmación y que nunca tuvo dinero suficiente para comprar un automovil deportivo a pesar de ser un artista "reconocido".

Espero que Valentín a pesar de todo haya disfrutado en vida de algún éxito económico y que haya dejado a su viuda Scarlet Alvarez y a sus cuatro hijos Patricia, Carlos, Rodrigo y Valentino algo más que un recuerdo.

En nuestro país, el trabajo intelectual, artistico, creativo es despreciado, carece de valor, prueba de ello es que la mayoría de los escritores editoriales de los periódicos escriben sin retribución económica, los sindicatos de la industria del cine son sindicatos "blancos" que sólo sirven a la causa de sus dirigentes, esta pésima conducta sólo es superada por la pobre eficiencia del gobierno que ha gastado enormes sumas de dinero en esta industria, pero que lo ha hecho para conservar el poder y para prestigiar a los propios gobernantes simulando una serie de valores éticos que nunca practicaron ni creyeron en ellos, al final acabaron con nuestra industria cinematográfica quitándole al cine su alma, corrompiendo a directores y productores con dinero fácil a cambio de malas películas.

Ahora Televisa se indigna contra la piratería de películas, fonogramas y libros, cuyos derechos detenta, derechos que por lo general adquirió de sus autores por nada o por casi nada.

Por Antonio Limón López

Diego Fernández de Cevallos
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.