Bienvenido. Eres el visitante No.

LA FARSA DE JAVIER CORRAL

Javier Corral acusó al Gobierno Federal de retener a Chihuahua 700 millones de pesos, y esto en represalia por su insistencia en que sea juzgado por la justicia de su estado el ex Gobernador César Duarte. Por su parte Hacienda alega que esos fondos estaban sujetos a “disponibilidad” y que en este año no existe esa disponibilidad, la que por cierto existió invariablemente en tiempos del ex Gobernador César Duarte.
Ante esta postura del gobierno federal, Javier Corral convocó a una marcha desde Chihuahua hasta las oficinas de Hacienda en la Ciudad de México, la que no alcanzó a llegar pues Navarrete Prida negoció con Corral Jurado lo innegociable, la entrega de 900 millones a cambio del perdón a Alejandro Gutierrez, el funcionario de la SHCP que entregó el dinero al pillo Manlio Fabio Beltrones para la campaña del PRI.  Al frente de la marcha se habían sumado personalidades sociales y políticas, pues alegaban que la retención de los 700 millones de pesos era una represalia política, por insistir Corral en que César Duarte fuera juzgado penalmente en el Estado de Chihuahua, por el delito de Peculado, lo que como parte de la negociación tampoco ocurrirá.
Por desgracia este problema no ha sido suficiente para desenmascarar el problema de fondo, y que es la esclavitud de los estados, entre ellos Chihuhua, ante el todopoderoso gobierno federal, esto es un sometimiento oprobioso de los estados al Presidente, obligando a los gobernadores a acudir suplicantes y de rodillas a la Ciudad de México, implorando recursos para poder realizar algunas obras que se tienen que hacer y para las cuales no existe presupuesto.
El sistema fiscal mexicano, que rige el reparto de los recursos a los estados es uno de los sistemas mas repugnantes y asquerosos que existen, pues premia la apatía en los estados ineficientes y corruptos que por ese sistema no recaudan los impuestos que generan mayores ingresos, ya que estos son monopolio del gobierno federal, y otorga al Presidente de la República en turno un inmenso poder: El de acumular toda la recaudación nacional por IVA, ISR, ingresos aduaneros, Derechos y Aprovechamientos de todo tipo, y así el presidente se convierte en el Faraón mexicano que da dinero a quien quiere y cuando quiere, por lo general privilegiando a sus socios de pandilla política, y la imperial Ciudad de México.
El sistema de Egresos de la Federación consiste en la discrecionalidad, y claro que el Presidente ejerce ese poder que le confieren las leyes basura para que lo haga como le de su real y soberana gana. En este caso, por la impunidad para un funcionario del PRI nacional de nombre Alejandro Gutierrez preso en Chihuhua pero que ahora será trasladado a un penal federal para ser juzgado por otro Juez al gusto del PRI. Enrique Peña Nieto armó toda la farsa, retuvo el dinero a Javier Corral y finalmente negoció con este la vía para la impunidad del priista y estableció la ruta para que César Duarte sea juzgado por un Juez Federal a modo. Valen más César Duarte, Alejandro Gutierrez y Manlio Fabio Beltrones que el honor de Corral, los derechos de Chihuhua y la propia dignidad del Presidente de la República y el sistema de justicia mexicano. Toda una sopa de simulación, soborno y estulticia.  
Este poder imperial se debe a leyes federales y a la cobardía y conveniencia de los gobernadores estatales. Resulta que Javier Corral Jurado fue electo diputado local en 1992 y a partir de 1997 ha sido legislador federa hasta el día en que fue candidato a gobernador de Chihuahua, en realidad no los 18 años, porque hubo tres años en que no lo designaron candidato pluri, es decir que 15 años ha sido legislador federal y 3 estatal, una bonita carrera cobrando puntualmente la “Dieta”.
Sin embargo en estos 18 años como legislador nunca, nunca propuso cambiar el sistema de distribución de recursos fiscales, siempre aprobó en cada año el mismo sistema, puede decirse con exactitud que Javier Corral Jurado tuvo 18 años para cambiar el deleznable sistema de distribución del presupuesto para los estados y nunca lo hizo, ni siquiera lo intentó.
La razón es muy sencilla, la defensa de la Soberanía fiscal de los estado frente a la Federación no era algo útil para su carrera, ya que se habría metido en conflicto con presidentes priistas y panistas, con gobernadores rateros priistas y panistas, y claro que Javier Corral solo se dedica a causas rentables. La causa de la Soberanía Fiscal de los estados nunca fue su causa, no es hoy tampoco su causa, y la causa de la Soberanía Fiscal de Chihuahua tampoco es su causa, simplemente lo que quiere Javier Corral es que todo siga igual, y que a él le den el mismo dinero que le dieron a César Duarte. Para dejarlo claro: La única causa de Javier Coprral Jurado es y seguirá siendo Javier Corral Jurado. ¿Acaso ha pedido o ha luchado por algo distinto?

Por Antonio Limón López.
Este artículo también te puede interesar.




There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.