Bienvenido. Eres el visitante No.

LA FEA HISTORIA DEL EJERCITO MEXICANO


Dicen las encuestas que el Ejército es la “Institución” mas apreciada de México, y eso es cierto, se debe a la frágil memoria de los mexicanos, y a la ausencia de una memoria estructurada comparada a la Historia, dicho en castellano, los mexicanos somos incapaces de recordar nada, ni de aprender nada de nuestra Historia. Lo que si sabe el mexicano, es que si a un militar le ordenan “Disparen”, pues va a disparar, sin dudarlo.
El primer ejército mexicano, el “trigarante” nos dio la independencia y hasta en tanto fue disuelto, fue el mas poderoso del continente, pero Estados Unidos logró políticamente su disolución, luego llegaron “los ejércitos” semi profesionales, reclutados a leva, analfabetos, y enfrentados entre si, que gracias a su ineptitud fueron vencidos por los norteamericanos que se quedaron con la mitad de nuestro territorio nacional, las bajas de Estados Unidos fueron en su mayoría por diarrea. Luego llegaron los franceses y los militares mexicanos se lanzaron contra Juárez, al termino de la Guerra de Secesión los norteamericanos exigieron a Napoleón III la retirada del ejercito francés, y los generales “conservadores”, de un momento a al siguiente se convirtieron en “liberales.”
Apoyaron los 20 años de la presidencia de Benito Juárez quien fue expulsado de Palacio Nacional no por un golep de estado, sino por un violento infarto, y luego apoyaron a Pofirio Díaz por otros 30, hasta que salió del país en el “Ipiranga”. El 19 de febrero se considera el día del Ejército nacional, cuando en realidad debiera de ser el día de Venustiano Carranza, en que, en 1913, desconoció a Victoriano Huerta. El 22 de ese mismo mes y año, nuestros militares en la Ciudad de México asesinar a Francisco I Madero al que le habían protestado lealtad.
Victorioso Venustiano Carranza, fue perseguido y asesinado por el multiasesino serial mas grande de la historia de México, el General Álvaro Obregón que se despachó también a Emiliano Zapata y a Pancho Villa, entre a muchos otros.
A Obregón se debe la persecución religiosa que se convirtió en la “Guerra Cristera” llevada a la practica por su pelele el general Plutarco Elías Calles, a quien se le imputa el asesinato de Obregón y de ahí hasta que El General Lázaro Cárdenas fue apoyado directamente por Estados Unidos. Desde Álvaro Obregón y hasta Carlos Salinas de Gortari el Ejercito Mexicano fue policía política del gobierno, junto con la Dirección Federal de Seguridad conformada por militares, y el Campo Militar Número Uno fue la prisión política del gobierno.
Para ser exactos, el ejército mexicano está en las calles desde 1824, ejerciendo funciones de policía políticas y escuadrón de ejecuciones. En Sinaloa después de la Segunda Guerra Mundial, después de que México fue proveedor de Tequila, cigarrillos sin filtro, Morfina y Mariguana en grandes cantidades a las tropas norteamericanas, se iniciaron las erradicaciones de la siembra de adormidera y mariguana en ese estado por el ejército, con altos costos sociales en las zonas rurales.
Durante los años sesenta y setenta, el Ejército tuvo a su encargo la erradicación de grupos armados y aprehensión fuera de procedimiento de todo tipo de oposición, desde la armada hasta la cívica y desde sinarquistas, comunistas y hasta panistas, e incluso contra algunos priistas.
El Ejército fue pieza fundamental en la realización de fraudes electorales, desde la elección de Manuel Avila Camacho impuesto a dedo por Lázaro Cárdenas, y luego en Guanajuato, Yucatán, sonora, Baja California, Jalisco, Chihuahua y en toda la república. Esto llegó al extremo en las elecciones de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari donde se cometieron mega fraudes.
El dos de enero de 1945 y el dos de octubre de 1968, cuerpos militares dispararon contra la población civil en León Guanajuato y en Tlatelolco,  y en 1970 en el llamado Jueves de Corpus, militares vestidos de civil cometieron otra agresión letal. 
Seamos francos, en el mejor de los casos la participación militar en la vida civil, ha sido considerada como un “mal necesario” y en el peor ha sido visto como un agresor criminal implacable contra la población nacional, y esto no cambió, a pesar de que el 10 de enero de 1989 “La Quina” fue detenido en su residencia fortificada en un operativo militar, lo que en una sociedad asqueada de tanta corrupción fue un acto popular, que provocó múltiples nombramientos de militares como autoridades civiles en dependencias de seguridad pública
En 1966, el General José de Jesús Gutiérrez Rebollo fue nombrado Director del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD), y en 1997 fue detenido al comprobarse que era uno de los generales que formaban parte del "Cartel del Golfo", según investigaciones norteamericanas.
Durante los gobiernos subsecuentes las organizaciones criminales no han dejado de crecer, y en ese contexto durante la elección del 2006, Felipe Calderón dio a conocer que el Ejército combatiría a la Delincuencia Organizada.
Esta decisión tuvo consecuencias políticas y administrativas, pues en 2007 el Gral Guillermo Galván Galván, propuesto para Secretario de Defensa por el Presidente Felipe Calderón, se quejó de las condiciones adversas del ejército, aduciendo que sin incentivos para los militares, sin equipamiento moderno, sin proyectos de ninguna especie, y sometido a recortes presupuestales, no podría cumplir la misión que le impusiera la sociedad civil, esto implicó el crecimiento del presupuesto militar en todos los ordenes, nuevos equipos y compras como nunca antes, sin embargo la violencia no fue contenida y las confrontaciones entre delincuentes incrementaron el número de fatalidades y de impunidad.
A partir de que el Gral de División Salvador Cienfuegos substituyó al General Galván, con quien se sabe existe gran antagonismos, hubo un incremento de exigencias de los cuerpos militares, ya no solo económicas, sino políticas. A diferencia de sus antecesores el Gral Cienfuegos posee una basta cultura militar y conoce el papel político de milicias de otros países, y ha insistido en un marco jurídico ideal para que el Ejército pueda cumplir en su lucha contra la Delincuencia Organizada, quienes lo han tratado en lo personal, comentan que de haber vivido en los años sesenta o setenta, habría protagonizado un Golpe Militar, pues critica a los malos gobiernos civiles y enaltece a los militares.
El Presidente Enrique Peña Nieto intentó, por todos los medios, apaciguar al Gral Cienfuegos y al mismo tiempo evitar la reforma que le exigía, sin embargo Salvador Cienfuegos logró que todas las cúpulas políticas se comprometieran a apoyarlo en su finalidad, pero el Proyecto de Ley de Seguridad Interior se fue retrasando, hasta que a principios de 2017 los diputados priistas lo presentaron formalmente, y a partir de entonces se inició un cabildeo tan intenso, que incluso MORENA prometió apoyar esa ley, al presentar su “Proyecto de Nación 2018-2014” el 20 de noviembre pasado.
En esa tesitura, los priistas incitados por su candidato José Antonio Meade, comprometido con Cienfuegos, lograron que el proceso legislativo concluyera aprobando la Ley con leves y cosméticas reformas, con el apoyo de calderonistas y otros mequetrefes. El decreto ahora está en el escritorio del Presidente y será promulgado.
A partir de este momento, los candidatos van a callarse la boca, no harán  comentarios negativos sobre esta Ley, pues parecería oponerse al ejército. No nos preocupemos, las leyes nada cambian en México y mucho menos al Ejército la cual no le importa, como nunca le ha importado ley alguna, lo único que acatan nuestros militares es a sus mandos superiores, y Salvador Cienfuegos ya se despide. Conforme a la ley no escrito, con nuevo Presidente, nuevo Secretario de la Defensa Nacional. Para el Ejército diga lo que diga la ley, esta nace como todas...muerta.


Por Antonio Limón López.


Se mi amigo en Facebook 

Twitter

Archivo de publicados.