Bienvenido. Eres el visitante No.

Vicios ordinarios


La traición, la deslealtad, la crueldad, la tiranía … son nuestros vicios ordinarios” escribió Montaigne en ”Los caníbales” y en efecto, estas conductas nada tienen de extraordinarias, de llamativas o de insólitas, son perfectamente comunes y corrientes tanto entre nosotros los ciudadanos de a pie, como entre nuestros lideres. Sin embargo no dejan de fascinarnos ¿Quién puede permanecer insensible ante traiciones como la Hamlet contra su padre, como la de Cortés contra Moctezuma, como la de Bruto contra Julio César? ¿O cómo la de Luzbel? ¿Quién puede ver con simpatía a las tiranías vulgares que se suceden en la historia de México, como un vagón de ferrocarril que sucede al anterior?


Ahí están los traidores, los desleales, los crueles, los tiranos, los esnobistas, los misántropos y los hipócritas haciendo legión en México y en el mejor de los casos esperando el juicio de la historia, porque la mayoría espera como premio al placido olvido de sus defenestraciones, nuestros expresidente quieren ser olvidados como actores políticos de nuestro trágico destino nacional, también nuestros intelectuales cómplices del régimen, nuestros periodistas chayoteros, nuestros administradores desleales, nuestros empistolados matones que construyeron al sistema mexicano, nuestros cronistas de todo, de la vida política, deportiva y cultural de un México traicionado, adulterado, falsificado y mistificado hasta convertirlo en un esperpento de lo que pudo o debió ser, es así por obra de los cantores de una democracia prostituida y que hoy en día anda de callejera ofreciéndose a las “candidaturas ciudadanas” a los “junior” y al que pueda pagar por sus favores en cualquier “partido político”


Pero por fortuna, el olvido no termina por llegar, pues estos vicios ordinarios son feos y la fealdad ofende más que ninguna otra cosa, bien decía Oscar Wilde “La única revolución que me interesa es la de la moda” porque la moda no traiciona a la belleza, al contrario la pule y la abrillanta para adaptarla a la sensibilidad de cada época, en tanto que en la política no existe nada que se le compare, así cuando se remueve nuestro pasado político no se le abrillanta , sino que solo hace aflorar su nauseabundo hedor, tal y como ocurre ahora con el asunto propio de la comedia bufa involuntaria -que es la mejor- y que corre a cargo de nuestro inesperado tartufo nacional Don Miguel de la Madrid, quien el 12 u 11 de mayo del 2009, al ser entrevistado por Carmen Aristegui “soltó la sopa” y después de decir lo que todo mundo sabe, se asustó el pobre diablo y se retractó de calificar a los salinas como “una familia sin moral”, donde todos eran socios de narcotraficantes y en lo personal fueron ladrones vulgares, donde el expresidente Carlos Salinas de Gortari se robaba de la “partida secreta” cuatrocientos millones de dólares anuales, en el clímax de la entrevista De la Madrid confesó “me equivoqué” al “designarlo” candidato presidencial.


José Cárdenas de inmediato entrevistó a Manuel Bartlett, "el otro" aspirante a ser “designado” en 1988, fue Bartlett a quien despreció De la Madrid, por lo que en la entrevista Bartlett sacó del fondo de su corazoncito todo el “ardor” contra Salinas pero cuidadosamente evitó comprometerse, nunca lo llama ni narco, ni ladrón, pues el miedo no anda en burro, simplemente se concretó a decir que De la Madrid era un ejemplo “de probidad, de rectitud intelectual y moral”, que cuando los ciudadanos lo encontraban en un restaurante le aplaudían y que si él decía eso de Salinas, era porque seguramente él lo sabía de muy buena fuente, Bartlett astutamente se parapetó sobre las declaraciones del expresidente y desde ahí lanzó todo lo que pudo contra Salinas y en su momento aprovechó para sacar de su ronco pecho una apreciación personal, la única: “Si claro se “requeteequivocó” (de la Madrid) al designar a Salinas, sobre todo teniendo a alguien mejor a un lado (o sea el propio Bartlett)” Con la astucia de un consumado calculador se dedicó a vanagloriarse a si mismo, a decir maravillas del intelecto y de la moralidad de De la Madrid, vanagloriándose a sí mismo, y aprovechó para lanzar todo tipo de invectivas a la “derecha” y a los enemigos de ese nacionalismo a modo, que adora casi tanto como a su billetera y a las mapachadas electorales que lo catapultaron como defraudador político por antonomasia, como cuando se le "cayó el sistema" para imponer a Salinas !Que tipo tan descarado y afortunado!, Pues ahora es candidato y héroe supremo del PRD en Puebla y de otro pobre diablo: Cuauhtémoc Cárdenas.


Durante el gobierno de De la Madrid, entre 1982 y 1988, México vivió una de las edades de oro de la mapachería y de la delincuencia electoral. El dúo gangsteril formado por el presidente De la Madrid y su esbirro Manuel Bartlett, entonces Secretario de Gobernación, se dedicó a robar elecciones, empezando por las de Baja California en 1982, siguiendo por las de Chihuahua, Nuevo León, Jalisco y en 1986 en Sinaloa, contra el candidato Manuel Clouthier a quién incluso persiguió invadiendo sus propiedades. Auspició, solapó y protegió la toma de diarios independientes como el "ABC" de Jesús Blancornelas y de Alarma! aduciendo  razones moralinas que solo convencieron a sus cómplices, esto para apoderarse de la revista critica "Impacto" propietaria de Alarma! -Dos ratería en una- Su gobierno fue un asco, recibió el país en "emergencia nacional" del frívolo López Portillo y lo dejó hecho una piltrafa, concluyó haciendo el fraude electoral de 1988, en coautoría con su dilecto amigo, el mapache de mapaches y dinosaurio Manuel Bartlett Díaz. Ambos fomentaron el narcotrafico y Edmundo de la Madrid, primo del bicho del que hablamos, utilizaba hasta pasaporte diplomático para contrabandear cocaina de Colombia a México. 


Pero al día siguiente de la denuncia ante Aristegui, el gozo se fue al pozo, pues el dizque valiente expresidente De la Madrid, el dizque hombre de la gran honradez intelectual y moral, aquel al que en caso de encontrarnos a la hora de comer debemos aplaudir por su dizque valentía, por su dizque hombría de bien, se achicopaló, enseñó el cobre, incluso su hijo Federico De la Madrid Cordero, ahora convertido en el Caín de la casa, publicó una carta abierta en los medios nacionales donde dice que el dizque bravo expresidente tiene problemas mentales severos, que Miguel De la Madrid esta mal de la cabeza, que ya chochea, que le falla feo la poca materia gris y todo, para dejar a salvo la honra de Carlos Salinas y también del propio Miguel de la Madrid, porque cuando los diablos se pisan las colas y los compadres se dicen las verdades, sólo el chamucho sabe que puede pasar y mejor quizo pasar por viejo tarado que por viejo rata...pero al final quedó como !viejo tarado ...y rata!


Claro que Salinas no se iba a quedar sin responder y lo hizo, acusando a Carmen Aristegui de abusar de Miguel de la Madrid, Salinas dictaminó que De la Madrid sufrió tantos “infartos cerebrales” que ya nada más le funciona una tercera parte ¿Qué no ven que el pobre está idiota? -le faltó decir- para esto ya su escudero local Gamboa Patrón le ablandó a los De la Madrid, padre e hijo hasta convertirlos en la letrina nacional. Salinas aprovechó también para decir que la “Cuenta secreta” ya fue auditada y que el dinero se lo gastó con los intelectuales, periodistas, medios informativos, empresarios y una serie de “personas” (léase “pillos”) cuyos nombres no puede dar a conocer, para no afectar su honorabilidad.


Y bueno ya que habló Salinas el asunto terminó, los grandes diarios nacionales decidieron guardar silencio, el excelso y calculador de Manuel Bartlett no dice nada de nada, Miguel De la Madrid quien no padece del cerebro sino de su hombría, pues cuando Presidente de la República no le temblaba el pulso para robar elecciones y claro tampoco faltó en ese julio del 2009 la intervención de Germán Martínez, el entonces dirigente del Partido Acción Nacional, quien como a todos los que les gusta devaluar la justicia, disculpó a Salinas diciendo que “no debemos juzgar a las personas (Salinas) sino al PRI” con lo que demostró la clase de mequetrefe que es.


Así en suma, los vicios ordinarios campean entre nuestros personajes nacionales, es difícil encontrar actos de valor genuinos y cuando estos se dan brillan apenas por un instante, pues de inmediato son ahogados en la retractación, en el caldo de la cobardía y de la ignominia. En el pasado fuimos víctimas de una clase gobernante de cobardes y crueles, de ventajosos, como los De la Madrid y los Salinas y cuando, como ahora podemos darnos una clase de gobernantes diferentes, optamos por más de lo mismo, más candidatos "designados" y por desgracia otro presidente que manipula desde lo obscurito los procesos electorales de su partido, para corromperlo e imponer a sus amigos, esto simplemente nos esclaviza con los grilletes de los vicios ordinarios de ayer y que al ser también los de hoy, parece que son de siempre y para siempre.

P.D.-Finalmente Miguel de la Madrid murió el 1 de abril del 2012 y claro que fue honrado a mas no poder por el presidente Felipe Calderón, quién en el último año de la presidencia, calculó que una vez en la calle, recibiría de los priistas el mismo trato que  él le diera a de la Madrid y por ello, hasta Palacio Nacional les prestó a los familiares del expresidente priista, a fin de cuentas Miguel de la Madrid y Felipe Calderón resultaron un par de mapaches vulgares.

Por Antonio Limón López.

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.