Bienvenido. Eres el visitante No.

LA NIÑA QUE NUNCA FUE

Frida Sofía nació el 20 de septiembre, y murió durante la mañana del día siguiente. Este hermoso nombre que honra a la par, a Frida Kahlo la gran pintora mexicana del siglo XX, y a “Sofía” la voz que significa “Sabiduría”, es el nombre de una dolorosa experiencia para un pueblo adolorido.
El 19 de septiembre, pasadas las 13:00 horas ocurrió en la ciudad de México un temblor de 7.1 grados, que ocasionó tmbién el colapso del edifico del Colegio Enrique C. Rébsamen, nombrado en honor a un educador nacido en Suiza, pero que deseando servir a México vino ya formado como maestro, y fue el fundador del sistema nacional de normales, hombre ahora casi olvidado a pesar de su generosa obra desplegada durante el siglo XIX, y cuyo nombre se asociará a esta tragedia.
Los primeros rescatistas que llegaron al colegio, pidieron a los presentes, los nombres de estudiantes y maestros que se encontraban dentro del edificio escolar al momento del terremoto y derrumbe, en ese momento un bromista aprovecho la oportunidad para agregar el nombre de la niña “Frida Sofía” a la lista, con ese acto aparentemente trivial se escribiría la historia mas dramática del trágico sismo del 2017 en la Ciudad de México.
Conforme pasaban los horas, la ciudad fue liberando a decenas de personas atrapadas en diferentes edificios, en su mayoría de oficinas, los cuerpos de las víctimas ensombrecían las horas, pero las personas rescatadas con vida eran un verdadera luz de esperanza, sin embargo el corazón de la operación de rescate con las horas se fue centrando en el Colegio, donde los rescates de sobrevivientes se alternaban con cuerpos inánimes de niños y maestras.
La Marina de Guerra estuvo presente, así como grupos de rescatistas, y periodistas de todas las fuentes, pero pronto Televisa y sus enormes recursos le permitieron colocar su base de operaciones en el mejor lugar posible en la zona, sus cámaras cubrieron cada angulo del trágico y heroico rescate en la escuela, y con el tiempo el nombre de Frida Sofía, la niña de unos doce años, fue quedando rezagada, durante unas diez horas fue la última niña en la lista, con ello Televisa logró impactar a todo México, presentó testimonios de personas que atestiguaban su presencia, incluso el Secretario de Educación ansioso de notoriedad para colocarse en la carrera por la presidencial personalmente aprovechó el momento y sin información confirmada sobre Frida Sofía, dijo que aun no había sido rescatada, validando se existencia, con el tiempo pediría auxilio para localizar a la familia de la desaparecida.
En cambio Televisa no dudó un instante, Frida Sofía había sido detectada por una cámara de alta tecnología de la Marina que había “detectado a dos cuerpos vivos todavía”, y la niña había “tomado agua” de sus rescatistas y mediante entrevistas de frontera a frontera y de costa a costa, para quienes pidieran su rescate de entre los escombros, fueron las evidencias contundentes de su existencia. Incluso envió a Pedro Torres, uno de sus productores de telenovelas para “respirar el ambiente y concebir una telenovela” que cautivaría a todos los hogares de México, la telenovela se llamaría “Frida Sofía” con el elenco estelar del canal de las Estrellas.
Sin embargo, algunos rescatistas decían abiertamente que Frida Sofía no se encontraba dentro del edificio derruido, pero Carlos Loret y Denise Merker con todos los recursos de Televisa seguían atizando la llama de la niña atrapada bajo toneladas de escombros, ocultando las versiones que sembrarían dudas, y subiendo sus “ratings” hasta niveles nunca antes logrados.
Por fin, la periodista Carmen Aristegui desde su programa de radio por internet, hizo lo que cualquier periodista serio debió hacer: Investigar las fuentes de la información, aunque sin los recursos infinitos de que disfruta la Televisa. 
Aristegui entrevistó a los padres de familia por la vía telefónica desde su programa de radio por internet, lo hizo con un trato respetuoso y sin inducir respuestas, su objetivo era el de constatar la existencia de Frida Sofía, le llevó todo el programa matutino del día 21 de septiembre, pero finalmente encontró el testimonio inobjetable de una madre de la escuela, que dijo “ Frida Sofía no existe, y nunca existió, todo es un engaño, ayer se rescató el cuerpo de una maestra que fue la ultima persona que buscábamos, que estaba ahí”, y además con palabras claras mostró su agravio por el grado inmenso de ofensa que ocasiona la clase política y el gobierno mexicano.
Lo que vino después fue una comedia: Televisa acusó a las personas a las que entrevistó de ser las causantes de su nulo profesionalismo, la Secretaría de Marina dijo que ya no buscaban a Frida Sofía, y en las redes sociales y desde otros medios de comunicación se develó la farsa en que incurrió el medio de comunicación que logró llegar a todos los hogares de México, todo se vino abajo, incluyendo la telenovela. 
Lo único bueno fue que los mexicanos descansamos de la imagen de la niña atrapada en un reducido espacio, sin luz para ver sus manos ni sus heridas, probablemente atacada por insectos, en una obscuridad total, sin agua y sin alimentos y tal vez sin esperanza, ignorando el esfuerzo de otros por rescatarla, pensando en sus padres, recordando el rostro de sus hermanos, preocupada por sus tareas. Finalmente nada de eso era cierto. 
En México transitamos de la tragedia, a la farsa en cosa de 24 horas, tragedia por las víctimas reales, y por otra parte, por una farsa creada artificialmente por una empresa que disfruta del privilegio de ser concesionaria de un medio de comunicación esencial para México y que seguramente saldrá impune de esta mascarada.

Por Antonio Limón López


Twitter

Archivo de publicados.