Bienvenido. Eres el visitante No.

FELIPE CALDERÓN, EL MALWARE.

Cuando Antonio van Leeuwenhoek pudo observa con claridad a través de su microscopio, no viendo hacia las estrellas como Galileo, sino en sentido opuesto, hacia la tierra, pudo observar a otro mundo poblado por seres inconcebibles, dotados de múltiples y desproporcionados ojos, poderosas extremidades, abultados e insaciables vientres, bocas ávidas dentro de desafiantes lanzas, y que vivían en nuestro mismo hogar, en nuestra mesa, en nuestro pelo y seguramente, como hombre de negocios capitalista, Leeuwenhoek pensó indignado “y sin pagar renta”.
Más de dos siglos después, otro tipo de nombre impronunciable, acaso por ser su paisano, Martinus Willem Beijerinck, descubrió indirectamente al primer virus, el del Mosaico del Tabaco, no se podía “ver” pero “Beij” que así le decían, porque hasta los holandeses se empelotaban con su apellido, utilizó métodos indirectos,con los que descubrió que “eso” no era un microbio sino algo distinto: un virus.
Para enredar más el asunto, los griegos que a pesar del auxilio de dioses y semidioses no podían vencer los muros de Troya, perversos como eran, idearon dar un regalo a los troyanos en reconocimiento a la heroica defensa de su amada ciudad, el obsequio fue un caballo de madera, que como estaba la hambruna, lo hubieran preferido de carne y hueso, pero a caballo dado no se le ve colmillo, y los troyanos aceptaron el gigantesco caballo de madera, que era hueco y albergaba a un pequeño ejército de griegos muy irritados, que durante la noche salieron del escondite y armaron la de San Quintín.
Y de ahí nos tenemos que ir hasta el siglo XX, en que una vez que los sistemas digitales adquirieron el rango de medios privilegiados en las comunicaciones y en los sistemas de almacenamiento de la información, alguien para hacer una diablura y un buen negocio, colocó un pequeño programa informático que ordenaba a la computadora central de un banco de talla mundial, que de cada cuenta bancaria, retirara un centavo y lo depositara a la última cuenta, la de un tal “Zzzbz X!. Resultó que Zzzbz X era ni más ni menos que el astuto bromista convertido en multimillonario apenas un par de días después.
Así se descubrió el mundo secreto que vive en torno a nosotros, se descubrieron también los virus, y los virus informáticos, los llamados “malware” o “badware” y con el correr del ingenio llegaron los virus troyanos. Lo que sabemos es que los virus son instrucciones biológicas o informáticas que aparentan ser inocuas, insignificantes pero que una vez que logran “entrar”, se combinan y se transforman con los elementos esenciales del RAN o del DNA en los biológicos o en los mismos programas útiles, para dañar, enfermar y destruir las células o los programas que infestan y que se reproducen causando mal.
Ahora también los “BadWare” o “MalWare” también atacan a las sociedades con efectos perversos y crueles, pues su código de maldad infinita corrompe a todas las estructuras sanas, convirtiéndolas en instituciones corruptas, degradadas, enfermas, mortalmente heridas y que solo se reproducen para repetir el mismo código negro de muerte.
México está infectado por este tipo de MalWare, destacándose por su agresividad y gran resistencia el virus tipo troyano, porque se introdujo al cuerpo de México como si fuera un benefactor, y que tiene el nombre de Felipe Calderón Hinojosa.
Lo primero que hizo al ingresar a la Presidencia de México fue respetar y multiplicar todas las practicas corruptas que enferman a México: amiguismo, nepotismo y protección a todos los peculador de México, colaboró para enlodar la política mexicana, apropiándose del PAN para convertirlo en otra pandilla anti democrática, para imponer en él a su familia y amigos, endeudó al país tanto con deuda externa como nacional, hasta dejarnos en la miseria, fomentó a todo grupo de empresarios pillos, no acusó a ninguno de los grandes delincuentes, favoreció a la mafia corrupta del PRI a la que le entregó el poder y ahora quiere por medio del estado de septicemia provocado por su maldad, regresar a Los Pinos, para ello no existe impudicia que no este dispuesto a cometer, como la de traer a su pobre esposa como rehén de su ambición ilimitada, tampoco existe acto de traición que no haya cometido o quiera cometer.
Dinero, riqueza, poder y gloria son las metas personales de Felipe Calderón, y las pretende lograr apropiandose del PAN, utilizando a personas de buena fe, incluso a su familia y personas a las que debiera amar y respetar y no utilizarlas. Todo es engaño en este exitoso prevaricador de la política mexicana.

Por Antonio Limón López.




There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.